Tags

(Aquí he preferido recurrir un poco al diccionario)

Titular del Mundo: “Pedro Sánchez pide a Tsipras en Bruselas que interceda ante Iglesias para que facilite su investidura”. El propio Pedro Sánchez reconoce que “le he pedido a Tsipras que le diga al señor Iglesias que  su actitud de bloqueo está perjudicando a millones de españoles…” ; se dice que Tsipras le dijo a Sánchez que no “no tiene nada que hacer con Ciudadanos, que se vaya con Podemos”, lo cual no es descabellado ya que el partido de

Albert Rivera(*) sólo le aporta su peculiar cruzada moral y bendiciones, pero a la hora de votar, no suma. Tras este probable (y realista) consejo, declinó la petición del candidato español para que intercediera ante Pablo Iglesias; bien hecho, hoy por hoy, en vista del “éxito” griego, Iglesias y toda la extrema zurdería española, con perdón por lo de española, tiende a desvincularse de Alexis Tsipras y Tsyriza por “cuestiones de imagen”, o sea por motivos electoralistas.

Tras el penoso fiasco de Bruselas, nadie sabe decir donde encaja el Títere-Candidato Pedro Sánchez en alguna de estas definiciones, vocablos, y expresiones:

-ASPIRANTE: (algunas acepciones) Candidato, pretendiente  a alguna cosa o cargo.

-INVESTIDURA: Acción y efecto de investir / Carácter que se adquiere con la toma de posesión de ciertos cargos o DIGNIDADES.  

Acepciones (más comunes) de DIGNATARIO, DIGNIDAD, Y DIGNO:

-DIGNATARIO: Persona investida de una dignidad.

-DIGNIDAD: Cualidad de digno / Excelencia, realce / Gravedad y decoro de las personas en la manera de comportarse / Cargo o empleo honorífico y de autoridad (+- “mandatario”)

-DIGNO: Merecedor de algo / Correspondiente, proporcionado al mérito de alguien o algo / Que tiene dignidad o se comporta con ella / Propio de la persona digna.

NADA DE LO ANTERIOR VA CON EL ASPIRANTE A DIGNATARIO, NI ANTES, PERO SOBRE TODO DESPUÉS, DE SU INDIGNO PAPELÓN EN BRUSELAS.

Pero mientras tanto Mariano Rajoy, preguntado por la actuación del socialista en Bruselas, declara que “Realmente no se me ocurre ningún calificativo para definir de alguna manera eso y, por tanto, como no se me ocurre nada, casi que no digo nada.” Prudente decisión, equivalente a un diplomático “sin comentarios”, no comment…

Pero a mí si que se me ocurre una palabreja para todo el sainete:

INEFABLE: que no se puede explicar con palabras.

(Y aquí si que encaja el periplo bruseliano de don Pedro; inefable) 

(*) sin intención de señalar a nadie, link al artículo de ayer…

https://bucker125.wordpress.com/2016/03/17/holier-than-thou-ned-flanders/