Tags

  451 grados de temperatura en la escala Fahrenheit son necesarios para que el papel arda, según nos cuenta François Truffaut en su película (1966) Fahrenheit 451,

 basada en la novela (1953) de Ray Bradbury del mismo título. Libro y película tratan de un Estado Totalitario, cuyos dirigentes llegan a la conclusión de que el individuo instruido deja de ser gregario, y que al dejar de ser gregario, se vuelve subversivo; al controlar este estado la radio y la televisión, el único medio que le quedaban a sus súbditos-ciudadanos para adquirir el conocimiento y cultura necesarios para formarse un criterio propio, y, con ello, salirse de la masa borreguil, era la lectura de libros. Y por ello el Estado creó un cuerpo de bomberos-censores dedicado exclusivamente a la quema de libros, de TODOS los libros, empezando por tratados de Filosofía y Ciencia, pasando por todos los géneros literarios, y terminando por libros de Religión, especialmente el Antiguo y Nuevo Testamento. 

 Bomberos Incendiarios contra Lectores Subversivos; estos últimos, con los libros que quedaban escondidos, deciden crear un grupo de individuos dedicado a memorizarse cada uno un libro, libro que los Bomberos de la Censura quemarían al encontrar, y cuyo papel ardía cuando alcanzaba la temperatura de 451 grados en la escala de Fahrenheit…

…que contrastan con los 4.320 € (Euros) de multa a Rita Maestre

 por la censura que ella misma hizo a una misa católica, lectura de evangelio incluida, en una capilla situada en “su” Complutensis Akademic Lumpen Proletariat University of We’reWaters;  tanto Rita como la Carmena de los Okupas, que respectivamente son portavoz y alcatriz de Madrid, por el contrario alegan que son el Sistema, el Clero, y los Mercados, quienes cometen contra “ellos” la censura. 

Su punto de vista es el de que asaltar capillas forma parte de su libertad de expresión, opinión compartida por el resto de la extrema zurdería.

       Preguntada la portavoz que por qué en un principio negó su participación en el asalto a los católicos que estaban en misa, Carmena la de los Okupas contestó por ella: “LA PREGUNTA NO PROCEDE”.  (Capaz habrá vuelto a sentar burrisprudencia, como en sus buenos(?) tiempos de juzgatriz)