Tags

, ,

Dicen en Estados Unidos de Canadá, lo mismo que dicen en Francia de Bélgica, o en Andalucía de Lepe.

Canadá. La necedad progre crece: Justin Trudeau censura a...

Y en el caso Canadiense, la fama de TONTOS se la deben a sus Clases Dirigentes, cosa que no ocurre con Lepe, que es por causa de los chistes, o de Bélgica, por la mala leche de los franceses. El goMierdo del Primer Ministro Justin Trudeau, de Canadá, retira cuentos infantiles, porque el contenido no le “parece adecuado para los tiempos actuales”;  puntualizan con TIEMPOS ACTUALES por si “alguien”, léase Feminazis, Ecoterroristas, Animalistas, Veganas Verduleras, Sandías, y otros Variados Melenudos Varios y Variables, les reprocha no haberlos retirado ANTES. 

Dav (@DDRTRU) | Twitter

Nada menos que 4.700 libros han sido quemados a lo Nazi.

Canadá. La necedad progre crece: Justin Trudeau censura a...

“Y amados hermanos en Tontadas, en verdad, en verdad os digo, que por su Corrección Política conoceréis al TONTO del CULO, mejor que por su IDEM”. Mateo, cartas 3-141621 a los Corintios, o a sus Coristas; probablemente apócrifo. Canadá: Astérix, Tintín o Pocahontas quemados en escuelas por 'perjudicar a  aborígenes'Lo cierto es que el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, proviene de una dinastía de políticos, especie que ya de por sí tiende a la TONTERÍA, tanto en Canadá, como en Vilanova, o como en la Geltrú, por poner un solo y solitario, ejemplar y ejemplarizante, ejemplo. Y mientras en Canadá, las antaño inocuas aventuras de Asterix, Tin Tin, y Pocahontas, ardían en Neo Nazis Fogatas, otras figuras destinadas a arder, fuera de tiempo y con atraso, en hogueras de las FAMOSAS FALLAS valencianas, se libran por el TEMOR del MONO a cabrear al MORO; y a buen entendedor, pocas palabras:

Copenhagen: the little mermaid is warming up!

LA GILIPOLLEZ ESTÁ MÁS GLOBALIZDA QUE EL CALENTURIENTO CALENTÓN PLANETARIO.

Tintín y los 'negritos': juicios y racismo en los 90 años de Tintín

FAMOSOS CUERNOS DE MARGOT TRUDEAU A PIERRE TRUDEAU, Y FIN DEL PUÑETERO MUNDO, APARTE