Tags

, , , , ,

“En el momento oportuno, un ejemplo lo bastante bueno hasta al más malo obliga” (el Capitán, que al frente de su Compañía, carga ignorando las balas del enemigo)

“El Juez Manuel Marchena renuncia a presidir el Consejo General del Poder Judicial” (prensa, 20 de Noviembre 2018). 

“El PP cierra en el Senado el grupo de Whatsapp que provocó la renuncia de Marchena” El Mundo 20 de Noviembre 2018)

“La mujer del César no sólo deber ser honrada, sino parecerlo” (Cayo Julio Cesar, antes de divorciarse)

Imagen relacionada

Y esto de lo de la mujer del César, bien lo sabe el Juez Marchena, nombrado por socialistas y conservadores para presidir el poder judicial. Consciente del deterioro del prestigio del Sistema de Justicia en España, en un pricipio habría aceptado el nombramiento por varias buenas razones, la primera era su aceptación para el cargo, tanto por parte de progresistas como de conservadores, pero más importante aún, poder en teoría, y como presidente de la institución, mejorar el funcionamiento del Poder Judicial en beneficio de la ciudadanía; noble aspiración que mueve en todo momento al Juez Marchena, y a no dudar a bastantes más magistrados. Sus palabras en el sentido de que jamás ha concebido la función judicial como “un intrumento al servicio de una u otra opción política”, explican por igual sus actuaciones como magistrado y la renuncia de ayer. 

Imagen relacionadaPero la proverbial pluma que doblegó al sobrecargado camello, o la última gota de agua que acabó por rebosar el vaso, fue la divulgación pública, vía Whatsapp, del Siniestro Mensaje del No Menos Siniestro Ignacio Cosidó, misiva que prometía, al grupo popular, el poder controlar desde el “asiento de atrás” la Sala Segunda del Tribunal Supremo, sea lo que sea eso de la “Segunda Sala”, que seguro no se trata de un biplano de los que controlábamos, literalmente y por razones de centro de gravedad, desde el “asiento de atras”. 

Las inefables reacciones de los Partidos Políticos Esos de “ellos”, no por difíciles de calificar con palabras, dejaron de ser fácilmente predecibles y previsibles, ya que, además de hartos, nos tienen acostumbrados a sus tonterías:

Pablo Casado (Partido Popular, conservadores?): gran rabieta, por lo que rompe el acuerdo con los socialistas por el que, aparte del Presidente, consensuaron un motón de vocales para el Consejo.

Ignacio Cosidó (Partido Popular, conservador?): “aquí si no se lo pide la Dirección (del partido) no dimite ni Dios, ni dimito YO, que es lo mismo”.

oKupa de Moncloaca, SepaRatas, Podemitas, (Frente Populachero de Extrema Izquierda)….¡agggg….aggggg! (bien empleado)

Albert Rivera, (el Ned Flanders español, Ciudadanos -Cs- Conservador, Progresista, y lo que haga falta): “ya zus lo tenía dicho, corrustos, que sois toos unos corrustos”. (MUY alborozado con la movida)

Pero la Consecuencia más Importante de esta RENUNCIA de Marchena al cargo, que en realidad son DOS cargos, ya que también conlleva la Presidencia del Supremo, es la de que a partir de ahora, a los partidos políticos les será muy difícil el nombrar a jueces “de su confianza” para estos y otros cargos; el motivo es sencillo, aunque los partidos intenten esto, que conociéndolos, lo seguirán intentando, les será imposible encontrar un solo magistrado que acepte; muy pocos se avendrían a quedar tan en evidencia, como quedarían desde el rehuse del Juez Manuel Marchena; “un ejemplo lo bastante bueno, hasta al más malo obliga”.