Tags

, , , , ,

Imagen relacionada

Era inevitable, aunque de mal gusto, la comparación que circula entre nuestro clásico Torrente, “el Brazo Tonto de la Ley”, y Torrent, “el del Bazo Destrozado por Ley”. Aunque ambos sean personajes de ficción,

Torrente es creación de Santiago Segura, mientras la existencia de Torrent es por Obra y Gracia, o Invento, de la Imaginaria República Independiente de Catatonia; por lo demás, poco parecido,

aparte de   su carácter ficticio, y la similitud en el nombre; el Torrent Inventado en Catatonia-Autonotaifa es un producto ficticio retroalimentado por otra ficción, la República Independiente Esa de Ellos. Inventado por el Invento, Invento del Invento, o Invento de Inventos, describirían muy bien a Torrent-Personaje, subproducto virtual de la Autonotaifa Catatónica. 

Interpretado por Santiago Segura, Torrente, con E final, es un detective privado, ex-policía no se sabe bien si readmitido en el cuerpo, o vuelto a expulsar…hemos perdido la cuenta; es de esos simpáticos a los que se les puede dar una medalla, ignorar, o directamente fusilar al amanecer. Torrente, con E final, es ante todo un tío simpático, aunque algo burro…

…mientras que   Torrent, sin E final, es casi un pseudo-intelectual metido a estadista; es el Actual Presidente del Parlamento de la Autonotaifa Catalana, en la ficción “President del Parlament de la República Independent de Catatonia”, para entendernos. En Idioma(?) Klingoniano, las cosas se las escriben casi como en Cristiano Español, pero recortando letras; así “brazo tonto de la ley”, se nos convierte en “bazo tonto sin ley” o algo así, la gracia está en no entenderse o entenderse lo menos posible.

Aldeanismo idiomático que contrasta con su querencia en airear los trapos sucios, que creen tener contra el Estado Español, en foros internacionales; el provinciano está convencido de que el hecho de relacionarse, internacionalmente y fuera de España, le da un aire cosmopolita; la pega está en que últimante estas canchas institucionales extrajeras se les dan fatal. Las simpatías, que fuera de España, sobre todo en Europa, querían recabar para el Terrorismo Independentista, no se han concretado, antes al contrario, estos intentos no sólo no han dado el resultado  deseado, sino que han sido contraproducentes la mayor parte de las veces. Brevemente: aunque la mona se vista de seda, mona se queda…

 incluso en ese mismo parlamento (parlament) de pacotilla que tienen por Barcelona. 

Esta vez han sido empresarios alemanes,  hartos de esperar a que los independentistas se aclaren y/o depongan sus ilegalides, para saber qué hacer con sus inversiones en esa Autonotaifa metida a república virtual.

Hasta el punto    de que uno de ellos, sin duda en la creencia de que está en un país normal, llegó a pedir prisión para Torrent, sin E final, y los delincuentes independentistas a los que representa. Pero vean y juzguen, 

seguro que en ese momento, el Torrent sin E final, y sus representados, echaban de menos hasta a nuestro Invicto Caudillo de Todos los Españoles.

Pena que pedirle al Gobierno de la Nación (todavía España) el mismo fervor defendiendo los intereses de España que los Novios de Erika, es impensable: por no amparar, ni amparan el uso del Idioma Español en las aulas periféricas de las Autonotaifas.