Tags

,

SAND STORM (tormenta de arena!)

Tormentosas tormentas,

arenosas arenas,

 tierra ligera levanta

con suspiros de gigante

desértico horno caliente,

 igual cubre a lagartija

que a criatura enana 

la espantosa arena

de la árida Arizona

  Por fin anoche vivimos la Famosa Tormenta de Arizona; la curiosa meteorología y orografía local hacen que el fenómeno no sea raro, pero tampoco tan cotidiano como para que, turistas y gente de paso, puedan ver uno fácilmente.

 

Viéndola venir, es como algo (ese polvo en suspensión) que se está tragando el Mundo…una vez dentro es como una espesa niebla común, sólo que marrón y frecuentemente acompañada de tormenta eléctrica subsidiaria, y la caída de alguna gota de agua; lo del aparato eléctrico es debido a la electricidad estática que provoca el frotamiento de los granos de arena en suspensión; la sequedad del lugar hace que el polvo sea muy común.

  Recomiendan, en carretera, orillarse con cuidado, parar y estacionar fuera del asfalto;  una vez parados apagar las luces, para que los que aún están circulando no traten de seguir a los que ya están parados, ya que esa confusión podría provocar choques. 

A nosotros nos pilló la cosa en casa, con unos amigos de por aquí, y que se quedaron adentro; habían visto muchas, pero los españoles salimos a la calle para ver el espectáculo. El espesor vertical de esta gran nube de polvo es mucho menor que el horizontal; levantando la vista, el cielo, con sus nubes y estrellas, es visible, al contrario que la farola (o por lo que sé, el coyote) que está a 10 pasos.

Cuidado con el polvo y la tierra en los ojos: la conjuntivitis puede ser de gonad de mico.

En España tenemos alguna niebla, en algún aerodromo, que tiene esta característica; desde el avión se ve perfectamente la pista …pero cuando se baja a 10 metros de altura, para tomar tierra, u otra gansada, de repente un manto blanco lo tapa todo, se va a ciegas, y más de uno (sin decir nombres), pese a estar advertido, tuvo el susto y se vio obligado a hacer “un motor y al aire” para no hacerle un agujero a la pista; costumbre mala para la pista y peor para la salud propia; como la tierra en el ojo, pero a lo bestia.

Aquí os dejo, para aviso de navegantes, con un divertido (hilarante) video de una boda con premonitoria tormenta de arena incluida, y es que no aprenden… Quien avisa no es traidor, y, aunque ahora no venga a cuento, es de bien nacidos el ser agradecidos.

En Arizona, y rascándome el ojo, a 31 de Julio de 2016; son aquí las 10:20 de la mañana…feliz domingo (lo que en ESPAÑA queda) a todos.