¡ GRAN CAÑÓN !

Parque Nacional (natural y forestal),  compartido por reservas de los pueblos nativo-americanos Navajo, Hopi, Havasupai, y  Hualapai. Rico en Historia y leyendas, es difícil a veces separar la una de las otras, el “Grand Canyon” o más propiamente, el GRAN CAÑÓN, lo descubrimos los españoles en el Siglo XVI, y también pasó a formar parte de Nueva España.En su camino hacia el Norte, para expansión del Virreinato, los exploradores y misioneros al mando de D. Francisco Vazquez de Coronado se encontraron con este inmenso accidente geográfico; hasta aquí lo oficial…además se dice o se cuenta que la expedición buscaba algo llamado “Las Siete Ciudades de Oro”, de cuya existencia real, hasta nuestros días, no tenemos constancia.

El Gran Cañón de por sí ya deja una impresión a quien lo ve por primera vez, impresión que permanece en sucesivas visitas; cuesta poco imaginar el impacto que tuvo en estos primeros descubridores, al encontrárselo de repente, en el año 1540, sobre todo si de verdad estaban buscando “Las Siete Ciudades de Oro”, su “Eldorado” o “Fuente de la Eterna Juventud” particulares, lugares legendarios, pero de todos modos buscados por los Conquistadores Españoles, en uno u otro momento.

Y aunque suene a tópico (y en alguna medida posiblemente lo sea), fotos y filmaciones no hacen hacen justicia al lugar; es una experiencia que hay que vivirla personalmente.

Ni siquiera la masiva presencia de turistas priva de grandiosidad y belleza al lugar, ya que el mundo entero está representado por este turismo; hemos encontrado españoles de Cantabria, Granada, y Murcia…también persas, alemanes, y escandinavos; aunque quienes más abundan son los japoneses, hasta el punto

  de que se nos queda “cara de japonés” en el Gran Cañón a muchos; pero eso podrían ser manías mías, con la edad uno se vuelve raro.

Lo cierto es, que tras mes y medio en el Far West, al fin pude ver mis primeros nativo-americanos ; los “anglos”, con sus poderosos rifles

Winchester Repeating, a los “indios” que no exterminaron los metieron en reservas… pero la Leyenda Negra nos endilga el estropicio a los españoles con nuestra media docena de arcabuces de avant carga, y hoy día estos embustes están aún alimentados por la extrema zurdería “española”… que es la que debería estar concentrad y metida en reservas, pero sin las vistas; de todos modos, sus consignas y eslóganes no les dejarían ver nada. Guantánamo, con sus correligionarios islamistas, sería un buen sitio para empezar…a perderlos de vista.

Tuvimos la agradable sorpresa, ya que no estaba previsto, de ver estas danzas (video); la construcción del fondo es Hopi (moderno), y los aros utilizados son ceremoniales auténticos,

y no tontos “Hula Hoops” occidentales, como creía en principio.

A continuació otro video de nuestros amigos, la voz y estilo del cantante son americanos-americanos…”if you know what I mean”, si sabéis a lo que me refiero. Previo al espectáculo, este señor nos informa, en Inglés, sobre las canciones que va a cantar y las danzas que se van a ejecutar, añadiendo unas críticas, a mi juicio justificadas, sobre el trato que ha dado, a todo lo nativo americano, Hollywood(*) con sus películas del Oeste.    

El espectáculo que nos ofrecen dura menos de una hora, luego estas personas artistas  recogen y se marchan; suerte tuvimos en coincidir en sitio y hora, junto a la estación del tren, y hacia el mediodía.

  Un arte legado por Estaña a estos nativos es el del manejo de los telares; las mantas y alfombras que aquí manufacturan son artesanía  mundialmente conocida y cotizada; pudimos ver una alfombra que se consiguió vender, mediante subasta, por unos 16.000 dólares en los años 70. 

Evidentemente no es esta la alfombra subastada, y, aunque no sea secreto, tampoco viene al caso decir donde la vimos expuesta.

Y para terminar os dejo con este video; el Gran Cañón es mucho cañón para este bloguer.

(*) el mismísimo Marlon Brando se negó en su día a recoger un Oscar por este motivo.

En Arizona, 26 de Julio, 12:46 hora local y a la espera de correccciones para editar y enviar.