Tags

,

A propuesta de una iniciativa popular, sin duda populista, este domingo se celebró en Suiza un Referéndum cuyo resultado honra y beneficia a sus ciudadanos: han rechazado la propuesta de una renta básica estatal de 2.300 euros mensuales para todos sus ciudadanos, tanto si trabajan, como si no; nada menos que el 78% de los participantes en el referéndum han votado NO a esta idea, por injusta, poco realista…y costosa , y… 

…ganan los suizos, pierden los gandules. En Suiza hace tiempo que se han dado cuenta de que el prestigio obtenido con sus productos manufacturados más famosos, como puedan ser los de relojería u otros instrumentos de precisión menos conocidos, y uno de los sistemas financieros (banca) mejores y más importantes del mundo, junto con una moneda sólida y potente (Franco Suizo), proporcionan a sus ciudadano una renta per cápita de las más altas, cosa básica para lograr un estado de bienestar. Y nada de esto crece en los árboles; al contrario, todo ello es fruto del esfuerzo individual y colectivo de muchas generaciones.

Un país montañoso y pobre en materias primas, que debe su riqueza al esfuerzo y la excelencia del trabajo e iniciativa de sus ciudadanos; una potente industria turística, por saber aprovechar uno de los pocos activos del país, la belleza de sus paisajes, puede ser un ejemplo; otro puede ser el de su banca y sistema financiero, con la discreción y eficiencia de su operativa, un auténtico paraíso fiscal que aprovecha la existencia de infiernos fiscales, tanto lejanos…como más cercanos. Todo es opinable, y a servidor se le confisca porque servidor es pobre, que si no, otro gallo cantaría…en Geneve, como cantó el empleado infiel, y chivato de los INFIERNOS FISCALES, Hervé Falciani.

INFIERNOS FISCALES, como por ejemplo, y sin señalar, los que

 proporcionan dineros del confiscado contribuyente a NIÑATOS OKUPAS y/o PERROFLAUTAS para subvencionarles locales, viviendas, algaradas, así como fomentar actividades comerciales ilegales no contributivas, manteros, para perjudicar al comerciante que actúa y paga impuestos más o menos confiscatorios para que, al final, se le arruine o le quemen el negocio…

Claro que, a lo mejor, en los INFIERNOS FISCALES no hay un 78% ciento de personas humanas capaces de rechazar, por orgullo y honradez, una paga inmerecida de 2.300 euros  mensuales por no hacer nada…dicho sea sin señalar a nadie.