Tags

Estas acogedoras y hospitalarias expresiones son muy antiguas en Baleares… y parecía que iban ya cayendo en desuso por parte de la sociedad civil; pero ahora las han vuelto a poner de moda y hecho suyas  elementos locales pancatalanistas, fundamentalmente de la extrema zurdería, y algún despistado más, que también por motivos de racista provincianismo, y elitista esnobismo, se apunta al carro de la progresista e intelectualoide  zurdería. Y, como blanco favorito de estas xenofóbicas progre-fobias, está la figura del puto forasté,

 que tanto puede tratarse del cirujano que opera a corazón abierto en el hospital local,

como la camarera que sirve el té en el bar; el punto en común que ambos tienen, y que también más les delata a la Gestapo de la Inquisición Catalanista: no dominar el LENGUAJE que se habla en Cataluña, y que “ellos” dicen que también se habla, o se DEBE de hablar en Baleares, Valencia, y una parte de Aragón y del Sur de Francia que dicen les pertenece; es un DIALECTO del Provenzal conocido (por “ellos”) como “IDIOMA” Catalán, que es tanto como

llamarle avión a esto del dibujito, y al monigote que lo maneja, piloto; y es que el provincianismo de la zurdería sería hasta divertido, si no fuera o fuese por lo despótico que resulta. Pero por lo visto conocer el LENGUAJE catalán es imprescindible para diferenciar una infusión, como el té, de un trallazo de aguarrás, o ya puestos, para no confundir la válvula mitral con la tricúspide. Y en el caso de la Autonotaifa Balear, el cirujano lo tiene más crudo que la camarera del bar, si su quirófano está en un hospital público; al fin y al cabo, los bares y cafeterías son de propiedad y explotación privadas, al igual que hay universidades PRIVADAS, a las que a sus graduados en medicina, por cierto, no se les permitirá practicar ni ejercer en los hospitales PÚBLICOS de la Autonotaifa Valenciana; quien sabe si por “putos burgueses”, que igual es tan malo ser un puto burgués en Valencia como ser un “puto forasté” en Baleares. Pero ni siquiera el CARACTER PRIVADO de una cafetería ibicenca privó,

 al  diputado socialista Enric Casanova, “montarle el pollo” a una camarera rumana por el pecado de no entenderle cuando le pidió un té en LENGUAJE catalán. “Vete a tu puto país” le dijo; a la camarera, que sólo trata de ganarse honradamente la vida, “by the way, not like others”, no como “otros”, va el Enrique (seguro que cuando Franco el “valiente Enric” se hacía llamar Enrique) y le dice que se vuelva a su puto país. Y el colmo de colmos el caso de un bombero de Baleares,

   

en huelga de hambre por las consecuencias (perder la plaza) de no escribir bien los acentos en un examen de LENGUAJE catalán, cosa por lo visto imprescindible para no confundir una caja de cerillas con una lata de gasolina.

Variantes de puto/a forasté (forastero, como en esas pelis del Oeste), son forasterada (gatada, horterada, ordinariez) y puto país (en referencia al país de origen y/o la nacionalidad del sujeto (forasté) que no sabe o no quiere expresarse en LENGUAJE catalán. Por ejemplo, Rumanía, que es un PAÍS REAL miembro de pleno derecho de la Unión Europea, cuyos habitantes tienen libre circulación y acceso a los otros estados miembros de la Unión, incluídos España y sus Autonotaífas más patéticas y pancatalanistas. Pero el Enric este detalle lo ignora, o le da igual, que para eso es de izquierdas y diputado; ¿no sabe con quien está usted hablando…forasté de merda? 

RUMANIA (O ESPAÑA) SON TODO LO CONTRARIO QUE ESTO   QUE  SON LOS “PAISOS CATALANS” VIRTUALES, IRREALES, O IMAGINARIOS .

HASTA EN LA ONU, EL BEBEDERO DE PATOS MAYOR DEL MUNDO, SABEN ESTO:

“LOS CIUDADANOS DE PAISES INEXISTENTES, O QUE RENUNCIAN A SU VERDADERA PATRIA, TAN SÓLO TIENEN DERECHO AL PASAPORTE DE APÁTRIDA”

(aunque en su mayoría se consideren a si mismos “ciudadanos de mundo”)