CANCIÓN DE VICTOR MANUEL DEDICADA A TODA LA ZURDERÍA DE BIEN

(y un tanto pija)

“Hay quien dice de Jaen”…pero a lo que íbamos y a cada uno lo suyo, que a ti te encontré en la calle, y madre no hay más que una. Al contrario de lo que dicen las malas lenguas, la “zurdería del caviar” sí que evoluciona, y es capaz de aprender rápido. Las finanzas públicas, que se les dan fatal, no tienen nada que ver con las personales, en las que prosperan con una eficacia digna del más ortodoxo de los maestros en economía de mercado. Logros y tácticas que les llevan por igual, según cada caso a, desde ser uno de los caseros más poderosos de Madrid, a utilizar paraísos fiscales, pasando por eficientes trucos para la explotación laboral de sus empleados, como el levantamiento de bienes e incumplimiento con la Seguridad Social, y la obtención de cuantiosas subvenciones como premio a su “creatividad”. Como dato curioso y/o anecdótico, a modo de una verbigracia o ejemplo: alguien hasta fue capaz de entregar en metálico la entrada para comprar una vivienda, se supone que libre de okupas.   

Saliéndonos del gremio de la gente propiamente pija, merece mención el hecho de que sindicatos de clase no dudan en aplicar, a sus propios trabajadores, la Reforma Laboral que tanto critican al gobierno con manifestaciones, algaradas, y algún que otro “escrache” que forma parte de “su libertad de expresión” o lo que sea que llamen a eso.  El (presunto) desvío de fondos de formación o expedientes de regulación (los famosos ERE), para el sindicato, es asunto aparte; digamos que esa otra gestión es audaz y creativa, y dejémoslo así.

Se manejan bien en los “mercados” para sus cosas, pero demuestran ser unos ignoramus cuando los critican; otra contradicción encantadora de la zurdería divina, supongo.

A todos ellos le dedicamos la canción de Víctor Manuel que encabeza el artículo, y cuya letra seguro les gustará, ya que no tiene desperdicio y ACABARÁ SIENDO EL HIMNO DE TODOS ELLOS SI SE SIGUEN ABURGUESANDO.