Tags

,

La extrema zurdería instalada en los Ayuntamientos de SAN FERNANDO DE HENARES, MEJORADA DEL CAMPO, VELILLA DE SAN ANTONIO, TORRES DE LA ALAMEDA, y COSLADA, boicotean las donaciones de sangre de sus ciudadanos a la Cruz Roja. Estos ayuntamientos están en la Comunidad de Madrid,

 en el llamado Corredor de Henares, y por tanto, NO tienen mar ni playa; la que sí dispone de la Mar Salada es la Colau de los Manteros, alcatriz de Barcelona, y ello le ha permitido echar de la playa a los socorristas de la Cruz Roja, cambiándolos por los de otra entidad más de su agrado,

que para eso es la alcatriz. En la foto, los nuevos socorristas de la Colau de los Manteros, reemplazando a los de la Cruz Roja, que llevaban 30 años salvando gente en las playas catatanas.; para ser justos, hay que reconocer que los nuevos tienen más pinta de manteros, razón por la que desentonan menos.

Y a propósito de apuros acuáticos, dicen y rumorean que la alcaldesa de París ha pedido a la Colau de Los Manteros que le preste a Águeda Bañón, la de las Meadas,

para que suba más o menos controladamente el nivel de las aguas del Sena.

Así y todo, la movida de estos cinco pueblos de la Comunidad de Madrid, aunque bastante menos acuática, si es mucho más SANGRIENTA. Donar sangre siempre es un acto cívico, sea quien sea el donante o la entidad que recoja la sangre, y eso incluye las donaciones y convenios de la burguesía. Cruz Roja estima que esta ocurrencia de los cinco ayuntamientos privará de 1600 bolsas de sangre a personas que podrían necesitarlas. Nunca se sabe cuando ocurrirán grandes accidentes, catástrofes naturales, o atentados…y precisamente el 11 de Marzo se cumplirán 12 años de los mal explicados, pero reales y no olvidados, atentados de Atocha; 192 víctimas mortales, y, unos 2000 heridos, muchos de los cuales precisaron transfusiones de sangre, y muchos de quienes las recibieron, salvaron con ellas la vida.

Pero sin ir tan lejos, cada día se hacen transfusiones por motivos de enfermedad o accidente y cada día con ellas se salvan vidas, independientemente de la titularidad, pública o privada, de los centros en los que se dispensa este tratamiento.

NI ESTAMOS EN EL 36, NI NINGÚN NIÑATO TIENE DERECHO A JUGAR CON LA VIDA DE LOS DEMÁS,  NACIDOS… O NO.

 (a mi hijo Juan, que hace mucho vivió y tuvo casa en Mejorada)