Tags

Entre debates y embestidas votaciones de investidura (embestidura), hay dos acontecimientos que alegran el tétrico futuro del país, anécdotas que festejan el sistema burrídico de reinserción social establecido por nuestra Constitución; y para nada nos referimos al juicio del caso Noos, juicio

contra la monaquía que se celebra, en todos los sentidos del verbo celebrar, en Palma de Mallorca. Dejemos Noos para regocijo exclusivo republicano y de la zurdería local y pasemos a dos asuntos más importantes.

              El Martes soltaron a Arnaldo Otegui, para alegría de TODOS los terroristas, y el Miércoles a Isabel Pantoja; sin embargo, sobre la puesta en libertad de la artista, NINGÚN terrorista se ha manifestado.

 La Pantoja y el Otegui, el Otegui y la Pantoja; ambos libres, la una con una medalla que le piden que devuelva, Santa Rita, ¿lo que se da no se quita?, el otro sin nada que colgarse por su heroicidades.

 De ambos dicen que están reinsertados en la sociedad; no importa, también dicen de Jaén que no es tierra andaluza, y, además, el individuo en España todavía puede escoger sus amigos, pero no así la sociedad, a la que se los impone el Estado; ventajas e inconvenientes del democrático gregarismo ovino lanar, aparte de darse mutuamente calor.

 Mentes prácticas calculan, que aparte de “intercambiar calor corporal”, la masa gregaria y borreguil debería mutuamente regalarse las medallas y condecoraciones que ya no les valgan, que no todo debe ser a base de mezclarse saliva y bacterias.

 De lo que se deduce que, si han soltado con un día de diferencia al Otegui y a la Pantoja, y dado que a la Pantoja la Junta de Andalucía la ha “des-condecorado” de la medalla de Andalucía(*), y que la Junta reclama la medalla que la rea-cantante no les ha devuelto físicamente, sería buena y prudente decisión conceder la medalla de la Pantoja

 al Otegui, y que fuera ella misma quien se la entregara y colgara. Con ello haría una “tarea social” final antes de reinsertase, facilitando a su vez la reinserción al Otegui, el ciudadano ejemplar del Iglesias,

 que sin embargo no tiene aún potestades para condecorar terroristas; con el tiempo, y a este paso, todo se andará, pero mientras tanto esta brillante ocurrencia sería ideal solución. Y POR UNA VEZ NO SERÍA OCURRENCIA DE KARMELA, LA DE LOS OKUPAS.  

Enlace al post del 6 de Noviembre del 2014, de cuando le pidieron a la Pantoja que devolviera la medalla (Link)

https://bucker125.wordpress.com/2014/11/06/y-van-y-le-quitan-la-medalla-a-la-pantoja/