Tags

,

 

Matanza de Cabras a tiro limpio en Es Vedrá, Ibiza; dicen las malas lenguas que el capricidio es para preparar un Gran Desembarco de Tropas de la CUP/Generalitat de Catatonia en Baleares; es creencia, entre la zurdería bien informada, que las cabras son las vigías fascistas de Baleares, ya introducidas en 1229 por el  islamófobo Rey Jaime I de Aragón para facilitarle comerse el Ajo de Bendinat, expulsar al Visir moro Abu Yahya, y de paso cargarse todo el Sacrosanto Invento ese de la Alianza de Civilizaciones.

También se dice que fueron cabras locales las que avisaron del fallido intento de desembarco, en Agosto de 1936, de tropas de La Generalitat en Manacor, Mallorca. El característico mal perder de estos energúmenos atribuye el fiasco a oscuras financiaciones y maquinaciones de un banquero, Juan March, a Benito Mussolini, y…al inoportuno aviso de las Cabras Franquistas de Manacor. Lo único cierto es que 300 soldados nacionales obligaron a reembarcar a 3.000 milicianos de la Generalitat. En aquellos días, todo el apoyo aéreo nacional fue el de media docena de hidroaviones de caza italianos de “segunda línea” entregados en forma de kit, y montados a toda prisa en Palma de Mallorca. Estos modestos aviones, escasamente armados, tuvieron que enfrentarse a la poderosa aviación republicana con base en Menorca. Esta aviación republicana era  mucho más numerosa que estos pocos cazas nacionales; así como en tierra la proporción fue de uno a diez, la ventaja de la que gozó en el aire el bando perdedor, fue incluso superior.

Y es el recuerdo del fiasco de Manacor, en 1936, lo que hace que esta vez elijan Ibiza; por ello fue primordial sacrificar a tiros las cabras del Vedrá, que en esta época de móviles y “Smart” Phones, son doblemente peligrosas para la causa separatisa- chavista de la CUP; si en 1936 lograron apoderarse de

   una centralita manual de teléfonos,  y fueron capaces de manejarla para chivarse del desembarco de los milicianos, a saber que no serían capaces de hacer con las modernas tecnologías del Siglo XXI. Y ya superado el peligro de chivatazo de los chivos, sólo falta eliminar los obstáculos costeros, con los que fuerzas capitalistas del libre mercado y la industria turística

 han plagado las playas ibicencas; se trata de hamacas y tumbonas que podrían hacer tropezar a la tropa de la CUP en un desembarco futuro y así frustrar la invasión.

                Sus flequillos les impedirían ver estos obstáculos playeros con claridad antes de asegurar la costa; o asegurarse de que en la costa sólo hayan moros y manteros aliados.

                 Y como el “muy honorable presidente” también lleva flequillo, el hacerle marchar en cabeza de la invasión tampoco sería buena idea ni solución.

Tropezando con tumbonas y hamacas en la orilla no conseguirían su objetivo final, que según lenguas de doble filo, no es otro que la disco que pretende abrir el Chapo Guzmán a nombre de su hombre de paja y testaferro, el progresista Sean Penn, quien

           por cierto,  y también por una cuestión de greñas, tampoco podría ayudarles a encontrar el camino de esta presunta discoteca propiedad del Chapo, y que presuntamente estaría a su nombre.

Malintencionados rumores aseguran que esta discoteca se la llamará The Bloody Pill & White Dust Line, o “House of Chapo”, para los íntimos. Y allí, presuntamente, estaría el cuartel general de la CUP en Baleares, ya que la UIB resulta demasiado aburrida; pero antes  hay que quitar las tumbonas. Al chivo chivato ya se lo han cargado francotiradores de ligero gatillo.

  (Pese a los flequillos, mirar como apuntan los cabrones)