Tags

,

 Y luego dicen que es un niñato mal criado y poco razonable, por lo de la rabieta de los suyos a causa de los asientos que les han tocado en el hemiciclo; lo llaman “el gallinero”, o sea que debe ser ideal para poner huevos; o los huevos, según lo ven algunos.

 Pero ahora resulta que le gustan los desayunos de la cafetería del Congreso, esa misma que la casta subvencionaba para que les salieran los Gin & Tonic más baratos. El precio, 2,45 €, le ha parecido “mas barato que en la facultad”, lo cual no deja de tener su mérito gastronómico habida cuenta 

 la fama universal de la que gozan las barbacoas de la Complutensis Lumpen Akadamic Proletariat.

Así que a celebrarlo, doctos niñatos, e id creando unos cuantos Parias de la Tierra, para luego poder salvarlos.

SALUD Y BUEN PROVECHO