Tags

,

La sorpresa del Comité Federal del Psoe cuando anunció que consultaría a “las bases” cualquier “acuerdo de investidura”, de hecho la creación de un Frente Popular, del que él mismo sería el Títere-Presidente de Gobierno, fue una sorpresa a medias en el momento en el que anunció esta nueva ocurrencia, no original ni tampoco suya. La idea de convertir las bases en una especie de nuevo Consultorio Elena Francis, se la dio su Jefe y Aliado Pablo Iglesias de P(j)odemos, experto en el manejo de masas y asambleas.

El Consultorio Radiofónico de Elena Francis era un programa de radio en el que las señoras pedían consejos a esta locutora en temas de corazón y de belleza. El contacto de este público era

    postal, correo que Elena Francis se supone leía y contestaba.  Las cartas, mayoritariamente de  supuestas féminas, se firmaban con pseudónimo tipo “luminadada Luna” y cosas por el estilo; este programa de radio de la postguerra  fue tan popular que llegó a superar incluso la llegada de la tele y el fin de la dictadura, ya que duró hasta los años 80.

Los famosos referéndums, vinculantes o no, en realidad tongos consultivos, de P(j)odemos están sin duda inspirados en este programa de la Radio del Franquismo; y la idea de esta “popular consulta” se la imponen al que quieren como Presidente Florero, Pedro Sánchez, para que descoloque a la ejecutiva de su partido durante un tiempo; tiempo menor de lo esperado por el propio Secretario (en general) y la extrema zurdería. Ni siquiera está claro si esta “consulta” a las Elena-Francis-Bases será antes o después de pactar el Frente Popular de Pablo Iglesias. Mucho menos concretado será el medio utilizado para este tiforsio consultivo, ¿internet, asambleas en cada federación, sólo una en Madrid, o cualquier otro sitio de Epaña?.

 Tampoco ha dicho cual sería el enunciado de la pregunta o preguntas que se les harían a estas Bases-Elena-Francis, se supone que compuestas por militantes con carnet del Psoe. ; quien sabe a estas alturas cuantos de estos militantes con carnet lo son en realidad de P(j)odemos.

Por ello propongo una serie de preguntas siempre encabezadas con un:

Querida (o Srta.) Elena Francis:

1-Estoy tonteando con un chico que se llama Podemos, pero a mis barones, perdón, mayores, no les gusta; ¿puedo seguir haciéndolo?.

2-Mi novio Podemos al fin se ha decidido pedir mi mano, pero mis mayores me dicen que es mala compañía y no sé que hacer; ruego me aconseje, pues deseo mucho casarme pero no puedo disgustar a mis barones, perdón, digo mayores.

3-Mi pretendiente Podemos me ha preguntado que si es mejor conservar el empleo o cobrar del paro;  estoy hecha un mar de dudas, dígame Vd, qué le contesto.

4-Uno que me tira los tejos me propone comprar a crédito y no pagar; cuando por el pufo acumulado nos apremien, dice que la solución es fácil, que sólo hay que pedirle más crédito al banco para pagar la deuda y comprar más cosas. Srta Elena, yo no lo veo claro, pero es que lo amo con locura, socórrame con su sabiduría…

y la mejor de todas:

5-Srta, el chico con el que salgo quiere meter tabiques en la casa de mi familia para separarme a mí de mis hermanos, y a ellos y a mis padres entre sí; ¿debo hacerle caso?…de antemano le advierto, querida Elena Francis, que lo más seguro es que no le haga a Vd. ni puñetero caso si me desaconseja estas obras que “mi hombre” exige…

Podrán comprobar que todo esto es como el voto por correo pero a lo bestia; la Elena Francis de la Radio no tenía wasaps, ni sms, ni e-mails, pero las modernas Bases-Elena, sí; y más grave, que el Secretario (en general) los tomen por tontos; peor aún, que estén en lo cierto él, y sus jefes de Podemos.