Tags

, ,

“¿Qué es esto que tienes en la mano?”…”¿acaso no lo ves?, un zapatófono para contarle al Jefe lo que voy espiando”. Y de espías va el cachondeo, de aquel zapatófono de espía de la serie de televisión de 1965, pasamos al actual Smartphone del Iglesias de P(j)odemos cedido por la Teocracia Islamista instalada en Teherán. La UDEF, Jordi Pujol preguntaba que “qué c***ño era eso de la UDEF”, supongo que a estas alturas el Jordi se habrá enterado de que La UDEF es cosa de la poli, ahora resulta que tiene indicios de la financiación por parte de una potencia extranjera, Irán, a favor de P(j)odemos; seguramente que vía Hispan TV, o de la productora del programa del Iglesias.

    Este juguete tecnológico, ya conocido por los guasones de mala voluntad (franquistas a no dudar) como el SAMSUNGTOLÁH, mira por donde, nos saca fijo de la Nato…sin necesidad de referéndum ni nada. Y es que la escopeta del de P(j)odemos tiene dos caños, uno chavista y otro iraní, y mata, ahí es nada, más de dos pájaros de un tiro.

Matan, pero siempre para salvar a los Parias de la Tierra:

-Por expulsión nos saca directamente de la OTAN, en cuanto el Iglesias o alguno de P(j)odemos sea miembro, o miembrA, de la Comisión de Defensa del Congreso, ya que gracias al Samsungtoláh, su titular

 Mahmmoud (Mamut)) Alizadeh (vete a saber) Azimi (para los amigos) estará puntualmente informado de todos los Top Secret militares de las decadentes potencias capitalistas occidentales; y por Azimi (para los amigos), se enterarán los Ayatolás de Teherán, y, vía estos teócratas, su hombre en la Casa Blanca, Obama; gracias al Samsungtoláh, la defensa del mundo libre será un libro abierto…para ese otro libro de odio, el Corán.

-Por el extremismo marxista del chavismo, seguro que además nos sacan de la Unión(?) Europea y el Euro; en este sentido, el Samsungtoláh, con “Wasaps” (What is up?) y sms también puede contribuir movilizando a las masas(perroflautas) para algaradas y escraches de amedrentamiento y desgaste.

El SAMSUNGTOLÁH, al igual que el Zapatófono del superagente 86, Maxwell Smart, tiene su peligro…  y su guasa.