Tags

, , ,

El 31 de Diciembre de cada año se celebra la Fiesta del Estandarte o de la Conquista, aunque en catalán dicen “Festa de l’Estandard” o algo parecido, se supone que para liarla y quedarse con el personal; cosas de los pancatalanistas de las islas, que son muy suyos, vean si no las algaradas separatistas de esos cachorros de Terra Lliure, que, sin ir más lejos, nos muestra el video de las festividades del 2012 que encabeza estas lineas.

 Lo cierto es que cada último día del año se conmemora la conquista, por el cristiano Reino de Aragón, de la Ciudad islámica de Medina Mayurca, nombre que habían dado a la actual Palma de Mallorca los moros, antes de rendir la plaza al Rey Jaime I de Aragón.  Nadie mejor que el Noble Caballero Don Nuño para relatarnos este glorioso episodio…

“Puesto que me lo pedís, y habéis sacado el tema, señores, sabed que pude tener el privilegio de ser  testigo de algunos de los episodios de la reconquista cristiana de la Ínsula Majorca, todavía en manos musulmanas en 1229. Estábamos a la sazón, este que os habla y su Brioso Corcel, con el Caballero del Aire Manfred von Richthofen, más conocido como el Barón Rojo, mientras nos mostraba las maravillas

 de su Aerodino Anacrónico, que le permitía viajar por el aire y por el tiempo, cuando nos llegaron noticias de que una gran expedición naval, fuertemente armada, había partido de la costa noroeste del Reino de Aragón con rumbo Este-Sur- Este, más o menos hacia Baleares, o puede que más allá,  Argelia, que es como ahora conocemos a esas partes del Norte de África y del Magreb”.

La flota estaría comandada por el mismo Jaime I en persona, que era el Rey de Aragón. Así que, picados por la curiosidad, decidimos el Barón Rojo, mi aguerrida montura, y este servidor que les habla, podéis llamarme don Nuño, averiguar las intenciones de aquella gran flota, que a juzgar por el rumbo inicial, sólo podía dirigirse a tierra de moros; recuerden, estábamos en el Año de Gracia de 1229, recién comenzada la Gloriosa Reconquista.  A esa flota, dada la ventaja que nos llevaba, sólo la podíamos avistar con el Aerodino Anacrónico y  Mágico del Barón Rojo. Así que nos fuimos lo más discretamente posible, recuerden que en el Siglo XIII no existían ni siquiera globos, y no era cuestión de asustar a las buenas gentes de la época y lugar;  Manfred tenía ya entonces la manía de pintar sus aerodinos, anacrónicos o no, de rojo, por lo que la plebe hubiera podido tomarnos a los cuatro,  Triplano, Barón, Corcel, y Servidor que esto les cuenta, más por diablos que por ángeles.”

“Desapercibidos despegamos de un remoto campo, adentrándonos al cabo de algún tiempo en el Mediterráneo;  transcurrido un buen rato avistamos lo que tenía que ser la Flota de Jaime I,  doblando el islote de la Dragonera, y con claras intenciones de desembarcar en la Isla Grande, Majorca, o Mallorca como ahora la conocemos. Manteniendo una distancia prudente para evitar ser detectados,

vigilamos al Convoy Naval Aragonés del Rey Jaime I durante horas y horas hasta que llegaron a un lugar resguardado, provisto de playa y un pequeño muelle; y allí procedieron ellos a desembarcar, y el Barón Rojo  buscó un apartado campo en las inmediaciones para tomar tierra sin ser visto. Estábamos en un sitio llamado Santa Ponsa, ahora un paradisíaco enclave turístico para quien guste del ladrillo y el cemento. Mientras von Richthofen escondía el Anacrónico Aerodino, el Corcel, y yo mismo, con yelmo, escudo y armadura,

 nos confundimos con el resto de los caballeros de Jaime I el Conquistador. Quedamos con el Barón Rojo en que nos aguardaría en el campo hasta nuestro regreso; el aprovecharía el tiempo volando de vez en cuando para conocer la isla “cuando no hubiera moros en la costa”. El Intemporal Triplano Rojo manipulaba el tiempo a su antojo, apenas pasaba media hora para el Barón y su máquina, cuando para los “de fuera” podían haber transcurrido días o meses.”

  “Y tras algunas victoriosas  escaramuzas contra las huestes del sarraceno Rey Moro Abu Yaya, juro que el nombre es real, y que ni me lo invento, ni voy de cachondeo, las tropas y caballería aragonesas se aproximaban inexorablemente a la Amurallada Medina(ciudad) Mayurqa. Por el camino fui testigo de un incidente que tuvo lugar en un punto ya cercano a la Medina, hecho del que fui testigo y al que algún bardo hizo estos versos, que de memoria os recito.”

“Et en montando campamento en aquel lugar

procedimos las tiendas levantar

y turnos de guardia y centinela organizar.

Sin a su Rey Jaime esperar

algunos descorteses caballeros

se entregaron sin mesura al buen yantar

y seguro que con toda la BUTIFARRA y el buen vino

pudieron acabar.

Y hete aquí que llegó el Rey Jaime,

conocedor de aquellos caballeros el mal talante

por la mercenaria codicia,

 en la procedencia de estos vasallos imperante;

esbirros originarios de un lugar llamado Catatonia,

región situada al Noroeste del Reino,

ya entonces conocida como la del habitante tunante

o la del residente disidente. 

Pero para dar ejemplo a estos mercenarios 

puso el Rey a su propia hambre buen semblante

y del poco ajo que le dejaron los Catatanes

hizo almuerzo con buen talante:

BENDINAT, dijo el Rey Jaime”

Tras recitarnos estas rimas, don Nuño prosigue con el relato:

“Y con estas cosas se escribe la Historia; aquel sitio de acampada se conoce hoy en día como BENDINAT, y a los presuntos sucesores de aquellos voraces caballeros-mercenarios, BUTIFARRAS. Yo mismo me quedé con todos ellos hasta el último día del año 1229, fecha en la que

 el Visir Abu Yahyá o Yayá, el nombre no es cachondeo, repito, rindió la Ciudad a los Cristianos Aragoneses del Rey Jaime I, entregándole simbólicamente la llave de la Medina, ahora ciudad de Palma de Mallorca; unos pocos terroristas islámicos  se echaron al monte (Sierra de Tramuntana) haciendo una especie de Yihad por su cuenta hasta 1232, año en que se les acabaron las cabras para cazar, y en el que, encima, demasiado acosados desde el mar por la

la United States Sixth Fleet, no tuvieron otra que marcharse a Guantánamo. Así que el Corcel y yo nos volvimos al Triplano Anacrónico del Barón, y  todos juntos regresamos  al Continente Europeo y a tiempos más modernos; perseguir moros por la Sierra Norte de Mallorca, u hostigar a los F 14s “Tomcat” de la US Navy con el Triplano estaba fuera de cuestión.”

Aquí acaba el Relato del Caballero don Nuño, para volver al día de hoy:

(Los festejos del Estandarte de hoy, 31 de Diciembre de 2015, se caracterizarán por la ausencia de las autoridades(?) civiles en las ceremonias religiosas, y previsiblemente tampoco se invitarán militares; al Frente Popular pancatalanista gobernante(?) poco le importa el carácter cristiano y militar de los hechos que se pretenden conmemorar.)

BENDINAT: QUE LA FUERZA DEL AJO ACOMPAÑE A LOS PERROFLAUTAS

 (Bendinat en mallorquín Ben Dinat es literalmente “bien comido” o figurativamente “buena comida”; en Catatán vete tu a saber, capaz  es “tapa de balancines” o cualquier otra chupinada por el estilo; ni importa ni interesa)

  

 

  

sa