Tags

,

¿Pero cómo puede decir eso?…”que si para ser activista de la CUP hace falta ser, e ir necesariamente fea de cojones?; esto no se trata de una pregunta inocente, ni retórica.

              El aspecto casual de estos meritorios activistas es debido a la naturalidad con que actúan y nunca a suciedad ni desaliño, y la imagen que proyectan, dentro de su ingenuo adanismo, no está exenta de un cierto encanto primitivo

 y atávico. Ciertamente la rusticidad de estos caracteres da testimonio de la espontaneidad tan común entre nuestra zurdería,

que en ningún modo hay que confundir con actitudes violentas o incívicas. Es sabido que lo espontaneo es sincero y natural, y ni siquiera hace falta salir de Barcelona

 para contemplar estos ejemplares comportamientos; tampoco se les debe de acusar de provincianismo  ya que ambicionan exportar su catalanismo más allá de Cataluña y volver a intentar implantar su verdad catalana en los antiguos reinos de Valencia y Mallorca, extensivo a todas la Baleares; asimismo en Aragón, de cuyo reino formaba parte Cataluña, cuentan con un poderoso aliado,

para la expansión de su dogma, lengua, y cultura, las únicas verdaderas y universales, merecedoras de un Imperio.

Con ese porte y buenos modales, ¿cómo nadie les puede llamar feos?

BUEN PORTE Y BUENOS MODALES, ABREN PUERTAS PRICIPALES