Tags

,

En Barcelona quitan el Belén, y para no ser menos, en el Ayuntamiento frente populista que hay en Palma de Mallorca, van y descuelgan la Cruz. A fecha de hoy, y en este momento ya hay 16.592 firmas para que la vuelvan a poner en su sitio recogidas a través de

http://www.hazteoir.org/laicismo/alerta/66421-laicismo-radical-ayuntamiento-palma

a las que ese ayuntamiento contesta, automática e individualmente, a cada correo electrónico que “en relación a su petición de restitución del crucifijo en la sala de plenos del Ayuntamiento de Palma, le comunicamos lo siguiente:”

Según el artículo 16 de la Constitución Española: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”.

Y termina diciendo que: ” Con la retirada del crucifijo el Ayuntamiento de Palma inicia el camino de la normalidad, recogido en la Constitución Española, y se suma a multitud de instituciones, entre ellas el Congreso de Diputados, el Senado y el Parlamento de las Islas Baleares, en las que no existen símbolos religiosos en su salón de Plenos.”

Para interpretar que el artículo 16 de la Constitución Española manda descolgar crucifijos, y llegar a la conclusión de que descolgándolos se inicia el camino de la normalidad, hay que ser un progre muy “peculiar”

de los que no hacen ascos a otro tipo de simbología, más de su agrado; a la quinta bandera en la fachada del ayuntamiento, la que cuelga de la barandilla boca abajo, no le ponen reparos: hablando de “INICIAR el camino a la normalidad”. Lo de “iniciar” da miedo: es señal de que tienen más genialidades guardadas en la manga, o que más bien piensan copiar las de Ada Colau; si se trata de Barcelona, que inventen ellos, que los lacayos estamos para seguirlos.

Y en cuanto ampararse en el ejemplo de otras instituciones sin crucifijos en sus salas de plenos, pues de haberlos, tampoco los hay en salas de “briefing” antiguas o modernas.

Por no comentar que copiar a otros es señal de pobre creatividad propia.

Y como hacía tiempo que no mostrábamos nuestro recurrente (en este blog) video, un par de coces al Jefe Nacional de Todos Ellos están a la orden de día.

 

(Y luego nos extraña que ciertas interpretaciones del Corán cuesten miles de vidas humanas)