Tags

,

Ecuanimidad, prudencia, equilibrio, neutralidad, moderación, equidistancia, para los ignoramus de este mundo, con parias de la tierra a los que salvar, son todo lo mismo; al ignoramus lo mismo le da estar en medio que estar en el centro.

Y lo mismo le da, que le da lo mismo, lentejas con arroz o arroz con lentejas, si eso le hace parecer, sobre todo a si mismo, como un ser razonable. Los silogismos del ignoramus son simples, por ejemplo: “sin libre albedrío no hay pecado, sin pecado no hay infierno, ergo…el socialismo salva almas”.

La Psoe del Pedro Sánchez promete suprimir, ¿prohibir?, la asignatura de religión (católica, sólo faltaría) en las escuelas durante horas lectivas, la no reanudación de los concordatos con la Iglesia, impuestos al patrimonio y edificios de la Iglesia, ausencia de presencia institucional del estado en actos religiosos (católicos) y, posiblemente, la supresión de ceremonias en espacios públicos, como procesiones y otras muestras  similares de fe católica. En suma, propone pasar de un estado aconfesional a uno laicista,

con el permiso y excepción del Islam; ese no se toca.

Para compensar el anticlericalismo se ponen en medio, a fin de aparentar estar en el codiciado centro,

  y proponen acabar con los burdeles y la prostitución; sabia y prudente medida para que el personal no peque el Sábado por la noche

  y  tenga que confesarse por ello el Domingo por la mañana; sin “cabaretes” no hacen falta confesiones, confesionarios, ni iglesias.

  Todo lo cual explica la pragmática de la Zurdería progre:

 “si te quito las casas de lenocinio, salvarás tu alma inmortal, y ya no te harán falta iglesias y capillas”

(y encima parece que te hago un favor)