Tags

, ,

Quinientos millones…

…gracias a nuestra mágica España,

obra de amor y regalo de nobleza y lealtad, 

don divino de valor heredado y merecido;

en casa, tierra al sarraceno dos veces reconquistada,

de casa, dos veces el canalla expulsado,

y más allá, en lejanas y opuestas orillas,

fértil semilla de España,

Patria y Madre de frutos infinitos, 

poesía milagrosa, hija del coraje y sacrificio

 

de  España toda. 

Bandera de banderas, himno de himnos,

 relato de imposibles gestas,

en suelo patrio ultramar con valor acometidas,

  por ilustres antepasados emprendidas.

Noble Alisio que sopla del Este,

Viento Valiente,

de españolas velas compañero,

Alisio aliado  del intrépido marinero.

Susurra el viento a la vela,

y contesta la audaz tela al aire del Este

con música de Heroicas Epopeyas,

de sencillos sones,

que: “Humildad es Grandeza

de Valientes,

naves modestas que navegan océanos abismales,

 son cobijo y hogar de sueños infinitos

de los Grandes Hombres de España.”

Grandes Hombres,

en contraste con la pequeñez del mezquino,

que en España bastardo y enemigo

 sólo es quien de sus raíces reniega, 

 a la propia Patria rechaza,

y su españolidad repudia,

con mente enana de cortas luces.

De la egolatría, codicias destructivas,

del mal perder, vileza y resentimientos,

hacen del Bastardo Enemigo,

un ser despreciable, enano, y traicionero,

de su propia maldad y limitado provincianismo,

esclavo y prisionero.

 

Por ello sólo los Grandes conmemoran la Hispanidad;

por ello sólo los grandes acuden a esta Gran Fiesta

 donde todos están invitados

y todos invitan,

si son Grandes.

DIA DE REGOCIJO Y TAMBIEN DE REFLEXION, MÁS IMPORTANTE QUE CUALQUIER “JORNADA DE REFLEXION” QUE PRECEDA A CUALQUIERA DE LAS INCONTABLES ELECCIONES

Voz cubana, sentimiento hispano, Himno de épicos gigantes…