Tags

, , ,

“Papá, es que por el mismo precio, en América preferimos un Nissan que nos dura 10 años a un Chevrolet que dura cinco”.  (Año 2015, comentario de un residente en EEUU a su padre que vive en Europa)

“Aún no sé cómo, pero esto acabará complicándome la vida”. (Año 1985, comentario del mismo progenitor a este hijo cuando tenía 6 años, mientras le echaban gasolina SIN plomo a un nuevo coche catalizado, o sea capado, durante una visita a EEUU)

En Estados Unidos empiezan algo, y si es lo bastante molesto y/o caro, en Europa se acaba copiando; y, por favor, si la ocurrencia es muy mala, que sea más temprano que tarde: estamos ansiosos por tirar el dinero y perder el tiempo en chorradas.

(foto de arriba Ford Tempo americano catalizado -capado- modelo 1985 que ya funcionaba con gasolina sin plomo)

Aún guarda recuerdo este español del contraste entre conducir uno de aquellos nuevos coches americanos capados, catalizados les dicen, y sus gasolinas sin chicha, o sea sin plomo o amariconadas, y su coche

  un brioso Ford Taunus 1982 (en la foto) alemán, gasolina con plomo y aún por catalizar. Pero pronto se terminó la alegría, y a los nuevos coches europeos empezaron a catalizarlos y  encarecerlos sin necesidad, con las vagas excusas ecológico – medioambientales de rigor. Mantener y mejorar, pese a los legisladores y gracias a los ingenieros, las prestaciones de estas, impuestas a la fuerza, “novedosas” mecánicas, tuvo un coste en tiempo y dinero tanto para usuarios como fabricantes.

Y en la actualidad la cosa ha llegado a límites ridículos; esta vez le ha tocado a Volkswagen pagar el pato de la corrección política que también tiene que pontificar en temas ecológicos, y uno de estos dogmas políticamente correctos es que

(Foto de abajo: “La corrección política es una tiranía con modales”. Charlton Heston)el automóvil privado fue, primero, causante del desprendimiento de la capa de ozono (1985), pero cuando esta se recuperó, acabado el invento, sucesivamente fue culpable del calentamiento global (sobre todo en verano), enfriamiento global (invierno), o cambio climático (cuando no se aclaran).

  “La corrección política es la clase de hipocresía que mejor permea la administración del estado” (menda)

Ahora resulta que todo el mundo tiene que rasgarse las vestiduras por un problema(?) de gases con algunos coches de VW.

 No precisamente con estos de los hippies y sus humos

 ,sino que se trataría de la emisión de gases de algunos motores, al parecer Diesel, que incumplen la legislación que, sobre el asunto, rige en Estados Unidos; incumplimiento que han conseguido con el trucaje ingenioso del software de los coches afectados, trampita encaminada a engañar los controles oficiales que pretenden salvar el planeta; por cierto no han dicho cual. Planeta, digo.

Pero la verdad es que esta manipulación del software, que ha eludido todo tipo de controles desde el año 2009, NO AFECTA A:

-Las prestaciones “puras” de estas mecánicas.

-Al consumo.

-Al placer y diversión de conducirlos.

-A la seguridad activa o pasiva de lo vehículos

-Al confort del conductor y pasajeros.

-Por no afectar, no afecta ni a lo bonito o feos que puedan ser estos coches.

-Y en cuanto al presunto  daño medio ambiental, estas emanaciones no han perjudicado a personas, animales, o cosas; en lo que respecta al cambio climático, glaciaciones y desglaciaciones ocurren en la Tierra desde antes de la burguesía y sus coches.

-Por lo que este asunto sólo escandaliza a legisladores e hipócritas.

-Y a Menda Lerenda todo esto se la trae al pairo; sólo le molesta la eficacia de la propaganda patrañera y la crédula corrección política, esa hipocresía, plaga del Siglo XXI:

Menda sigue con su GTI, muchas gracias.