Tags

A los funcionarios se les intenta pagar una parte (26%) de la paga extra que el Estado les debe. Son 200 millones los que el Estado quiere devolver a los funcionarios porque son parte de una deuda del Estado para con estos trabajadores de la Administración, que, hasta donde sabemos, son también ciudadanos y contribuyentes españoles.

Pero con la mentalidad stalinista del Ideólogo y Guardián del Dogma hemos topado, que por querer colectivizar, quiere colectivizar,

  muy “católico” él, hasta las Obras de Misericordia, y que los funcionarios del Estado destinen el dinero que se les devuelve (y adeuda) a la ayuda a los refugiados; básicamente hablaríamos de la 3ª Obra de Misericordia, “Dar posada al necesitado” aunque también afectaría alguna más,

  como “Dar de comer al Hambriento” y “de beber al sediento”, lo que nos lleva a ambientes de la “alta sociedad”, en los que fue introducido por Carmen Lomana; se sabe que en saraos de ricos no faltan canapés ni bebidas.  Pero, aparte de a papear, de la “alta sociedad” no ha aprendido nada, y menos a organizar, con elegancia y propiedad, recaudaciones benéficas para lo que se tercie. 

 Y para ello primero hay que movilizar voluntarios, con buena disposición y tiempo libre, con experiencia en tómbolas, bingos, y mesas recaudatorias, personas conocidas por algunos guasones como “cacatúas tómbolo-benéficas”, para luego organizar el acto benéfico y que cada cual done la suma que estime conveniente si quiere. Difícil de entender para un dogmático es que

tanto la donación en sí, como la cuantía de la misma, son a discreción del donante; pero como dice el sabio refranero, “se atrapan más moscas con miel que a palos”. Y tampoco hay que olvidar las circunstancias personales de cada cual, unos pueden dar mucho, otros poco, otros nada, otros no quieren, están en su derecho, los más  prefieren escoger sus propias obras de caridad, y también están en su derecho.

Cuestión de modales y talante, que algunas mentes “académicas y privilegiadas”, oKupadas en importantes cuestiones político-sociales, olvidan;  pese a que en ciertos sofisticados ambientes, esas malas maneras y talante entre siniestro y resentido, dan a estos progres un toque primitivo y exótico, que a los Snobs les epata un ratito, en círculos más normales y ocupados, molesta. Porque fastidia a personas normales que:

  • 1)Se disponga de su dinero. 2) Otro decida en su nombre cuando, a quien, como, y cuanto tienen que “voluntariamente” ayudar y que “buenas causas” apoyar. 3) Que se les diga cuales son las buenas y malas causas. 4) Que la píen por ellos. 5) Que se les diga que el pago de un dinero que se les debe es “propaganda electoral”. 6) Que un individuo “haga suyo” el total de lo que se debe a todos, con frases como “Yo, como funcionario, me encantaría renunciar a esos más de 200 millones, …”. ; que renuncie a los 5, 500, o 5000 € que le tocan a él, y si quiere más, que organice una cuestación, tómbola, bingo, o cucaña y done la recaudación.
  • Como dijo el Poeta:
  • Obras de caridad son decisión del individuo,
  • los impuestos son cosa del estado,
  • el impuesto revolucionario es invento terrorista,
  • confundir y mezclar las tres cosas,
  • es propio del mal estadista.