Tags

“Un pueblo de Tarragona cambia el retrato del Rey por una minifoto con la abstención del PSC”….(titular de prensa, ABC)

  Cuando decimos que, tras los pactos de Junio, en ayuntamientos y autonotaifas ha entrado de todo, es que de verdad ha entrado de todo; literal y figurativamente, ahora ya tenemos cualquier cosa al frente de las instituciones, subespecies exóticas incluidas, así que

  tampoco podían faltar los Jíbaros. Los Jíbaros son los miembros de unas tribus amazónicas que tienen o tenían la fea costumbre de cortar la cabeza de sus enemigos para luego reducirla, estas cabezas reducidas las empleaban como trofeo, abalorio, y decoración. En su favor decir que, generalmente, las cabezas se las cortaban unos a otros entre ellos, por lo que pocas gentes civilizadas, ajenas a esas tribus, tenían el honor de recibir este tratamiento.

En un ayuntamiento que hay en España, Torredembarra, porque, mal que les pese a algunos primitivos, Torredembarra está en España, han decidido que, en lugar de quitar el retrato del Jefe del Estado, recurrir al “astuto subterfugio legal” de reducirlo al tamaño de una foto de carnet, y ya puestos, ¿por qué no al tamaño de un sello?. Con ese “ingenio” que lucen, seguro que también se les habrá ocurrido;

de unos Jibaros que prometen el cargo “por imperativo” legal, se puede esperar todo. Reducir una foto no es lo mismo que reducir cabezas, de acuerdo; pero la simbología y la intención son exactamente las mismas.

  Y ambos casos, el amazónico y el “europeo”, son muestra de atavismos primitivos, con la mencionada diferencia de que los Jíbaros selváticos originales se limitaban, por norma, a cortarse la cabeza los unos a los otros, cosa que sería de agradecer que también hicieran los Jíbaros de por aquí; y todo ello con la abstención del PSC, claro está, faltaría más.