Tags

, , ,

No existe peor clase de Nuevo Rico que la del lumpen cuando se apodera de las instituciones.Alcaldes y sus alcaldadas están ahora de moda, sobre todo entre los nuevos de la progresía; opinar sobre todas las desdichadas “hazañas” cometidas, por ahora y hasta el momento, por estos “progrecaldes” sería imposible y prematuro; esto no ha hecho más que empezar. Es más factible limitarse a comentar alguno de los despropósitos mas destacados.

Y aún así, no sabe uno por donde empezar, no con estos nuevos e “ínclitos próceres”, que ahora regentan nuestros(?) municipios; o ya no tan “nuestros”, sería más correcto decir “sus” municipios; dicen que la española, cuando besa, besa de verdad, y que estos, cuando se quedan con un ayuntamiento, se lo quedan de verdad. Y, de paso, cuando nos apañan, nos apañan de verdad.

Y que como el pasado sábado fue festividad de Santiago Apóstol,

  patrón de España, empezaremos con la alcaldada del nuevo “progrecalde”de la ciudad del mismo nombre.

    Martiño Noriega es como se llama el progrecalde de Santiago de Compostela, que representa a una especie de conglomerado progre conocido como Compostela Aberta, creado para tomar la Ciudad de Santiago; de momento, lo único que demuestran tener “abertas” estos progretas…son sus vacías testas.

Este progrecalde es el primer alcalde de Santiago que se ha negado, públicamente y con ostentación, a entrar en la Catedral para asistir a la ceremonia de la ofrenda floral al apóstol, que, como todos los años, el 25 de Julio se hace en este templo. Desde tiempo inmemorial; desde siempre; desde el principio de los tiempos. Para explicarnos la ocurrencia, testimonio de su “ideario”, alega, con la máxima publicidad, que con su gallarda inasistencia da ejemplo de la laicidad que debe tener la Institución que asegura representar; a continuación dice, deja caer, o comenta, como quien no quiere la cosa, que el formato de la ceremonia tampoco le gusta…le habrá pasado lo mismo que a un fontanero que conozco, entonces en paro, al que el sindicato le impartió un curso para que aprendiera a hacer  “arreglos florales”, él, el fontanero, y así poder justificar, el sindicato enseñante, las subvenciones que de la Administración recibe a cambio de impartir estos útiles cursillos.

  Porque se supone que este aprendizaje le fue muy útil al fontanero en su profesión: “Pepe, fonta, por favor, tráete las flores, que me se se ha roto el grifo de la bañera”, y el bueno de Pepe venía y te se lo arreglaba cuando buenamente podía y quería; si para ello usaba llave inglesa o flores, pregunta al sindicato; a saber lo que contestan; lo más probable, “soy inocente”, o “la culpa la tiene Franco”; depende de la consigna que tengan ese día.

Sabido es que de flores y capullos andan sobrados;

  las herramientas son otro cantar, las herramientas son para trabajar…esas mejor ni se miran ni se tocan. Por si acaso…

Pero lo que ocurre con esta bien publicitada ausencia es que lo único que demuestra este “progrecalde” es ser un maleducado. Aparte de presumir de saber de ofrendas o arreglos florales, sólo eso y nada más. Esta ausencia no es ideología, ni es heroíca, ni es osada…tampoco va contra la letra de la ley; por no ser, ni siquiera es pecado, lo que, entre los suyos, mola mucho; es tan solo mala educación y descortesía.

       Igual de maleducado que este colega suyo, que también por omisión hizo ante el mundo entero, y para el que no lo conociera todavía, el penoso y testimonial espectáculo

de permanecer sentado ante la bandera de Estados Unidos, en ocasión de un desfile militar español al que fue invitado ese país junto con otros aliados; más patético y ridículo que eructar cuando te sacan una muela; por ejemplo.

Así que para demostrar sus convicciones, que no son más que fobias, el maleducado pasa de leyes…lo cual tendría un pase, ya que son sus propias leyes la mayoría de ellas, pero sobre todo se salta todas las normas de urbanidad y cortesía, de los buenos modales, de las buenas maneras, y sólo enseña lo que realmente es: un maleducado certificado y certificable; los malos modos nunca tienen pase ni justificación.

 Ya se sabe que la cabra tira al monte, que Dios los cría y ellos se juntan, que la mala educación acaba notándose, aunque se intente disfrazar de ideología social; probablemente más, si esto es causa y excusa de la grosería.

 Y, al igual que el nuevo “progrecalde” de Compostela Aberta, el de la sentada a los americanos también parece tener sus más y sus menos con la figura del Patrón de España; España, según él, es concepto discutido y discutible. Elegir a estos es, como mínimo, ponerse en manos de unos maleducados que, en nombre de los parias de la tierra, han declarado la guerra al protocolo y a la cortesía. Falta que se metan el dedo en la nariz, o coman con la boca abierta.

 Y tampoco es descartable que la querencia de la progresía a la Alianza de Civilizaciones, una más de las mil y una ocurrencias del de la sentada a los americanos, tenga mucho que ver con esta enfermiza aversión al Apóstol Santiago, azote de moros y sarracenos, y a la Gran Catedral de Santiago de Compostela…arreglos florales aparte, claro está.

Sólo el buen porte y los buenos modales deben abrir las puertas principales

SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA…EL ENEMIGO ESTÁ DENTRO