Tags

, , ,

  ¡ La leche!, parece que la doctrina de la reencarnación tiene algún fundamento, después de todo…, o eso, o la historia se repite, y se repite en escenarios cada ve mas surrealistas. Mundos paralelos, vidas paralelas, decorados y atrezos diferentes…sólo en apariencia; cambian los detalles, permanece la esencia.

Dos personajes separados en el tiempo, Bernhard Rogge, 1899-1982, marino, y Pedro Sanchez, 1972, Secretario General de la Psoe, que presentan curiosas similitudes además del parecido físico.

Observen el parecido del capitán Bernhard Rogge, de uniforme, comandante corsario de la Armada Alemana, conPedro Sánchez, de civil, secretario general de la Psoe, y artífice, gracias a peculiares pactos, de un Frente Popular.

Y, ya prácticamente constituido este extremista Frente Popular, y habiéndose hecho, este bloque de extrema izquierda, con el control de muchos Ayuntamientos y Autonotaifas, este Secretario General con pinta de capitán de navío, en la presentación de su candidatura a la presidencia del gobierno, se envuelve en la Bandera Española; golpe de efecto con la bandera rojigualda de España, para así dar buena imagen a mercados e inversores, haciéndoles olvidar los patosos pactos para constituir un Frente Popular con la extrema izquierda antiespañola…y la inclinación de esta última nacionalizarlo todo, y quemar contenedores, iglesias, lo que se ponga por delante y … nuestra bandera. Ya tenemos a nuestro abanderado.

 Y resulta que la carrera de Bernhard Rogge, el condecorado marino con pinta de Secretario General, es famosa por un asunto de banderas.

Comandaba un buque corsario de guerra, el Atlantis, camuflado como inofensivo mercante, pero en realidad fuertemente armado. Este armamento, que estaba cuidadosamente oculto, era inmediatamente disponible cuando se necesitaba.

Operaba en el Índico y Atlántico Sur, enarbolando diversas banderas, en general de países neutrales; dicen que hasta diez banderas llego a exhibir. El engañoso aspecto pacífico

del buque, y sus banderas de conveniencia, le permitían acercarse a sus presas, antes de hundirlas o capturarlas. Las tripulaciones de estos barcos enemigos siempre tenían la oportunidad de evacuarlo y dirigirse a la costa, si estaba cerca, o de dejar que el Atlantis los hiciera prisioneros. Porque el Atlantis siempre se identificaba con su bandera correcta (alemana) en el último momento, al tiempo que mostraba sus cañones; eran operaciones de corsario legales.

Hasta hicieron, hace tiempo, una película sobre el Atlantis y sus andanzas, título original Under Ten Flags, igual que en español.

Diferencias, uno se jugaba la vida, el otro no; uno se orientaba y encontraba barcos en la inmensidad del Atlántico Sur…otro se pierde por carreteras de Estados Unidos tratando de encontrar un campus…el Atlantis hacía prisioneros, el Frente Popular no.

Pero los dos utilizaban banderas para acechar a sus desprevenidas presas…