Tags

, ,

La capacidad de crédito y la credibilidad son dos cosas que van unidas, para desgracia de académicos niñatos cuyas habilidades no van más allá del aprovechamiento, y si hace falta, la creación, de masas ignorantes y resentidas para manipularlas en provecho propio; primero la calle, después el voto, luego los pactos, y, por fin, el Poder para P(j)odeRmos. Hasta aquí, lo fácil.

Pero a partir de aquí se complica todo, porque este Estado que se pretende conquistar, en la vida real, y fuera del aula,

necesita dinero para sus gastos. Y para obtener dinero hace falta trabajo productivo o rentable, para que los ingresos puedan cubrir estos gastos. Es primordial que los gastos, a su vez, contribuyan a la rentabilidad de la actividad social; los gastos del estado, cuyos fondos provienen de toda clase de tasas e impuestos contra la actividad y propiedad privada, cuanto antes reviertan en bien de esta sociedad de la que se nutren, mejor; lo contrario, sería matar la gallina de los huevos de oro.

Las naciones desarrolladas mantienen un nivel de gastos que, aun siendo rentables, no lo son en plazo lo bastante corto para el ritmo de sus ingresos, por lo que necesitan, para equilibrar este desfase temporal, una línea de crédito (capacidad de endeudamiento) que depende de la credibilidad de sus Poderes Públicos.

Estos días, el FMI (Fondo Monetario Internacional), en su calidad de Banquero de Naciones, se ha entrevistado con dirigentes de un partido político con posibilidades de gobernar en España, aunque sólo sea en  base a un “democrático” Frente Popular pactado con toda la izquierda; el contenido de estas conversaciones no ha trascendido, pero es concebible, sin pecar de imprudentes, intentar adivinar, a grosso modo, el propósito de las mismas…

…que no sería otro que el de evaluar la capacidad de endeudamiento que tendría este país si llegaran a gomierdar estos elementos; para ello se rigen con el criterio de cualquier departamento bancario de créditos y préstamos:

Datos contables y presupuestos de esta nueva administración, tomando como punto de partida los de la anterior, con hincapié en las diferencias y propósitos de las mismas; especial atención merecerían, de existir, las partidas de rentabilidad nula, a fondo perdido, hechas con la mera intención de comprar esbirros y/o votos.

Intención de devolución de la totalidad del capital e intereses de lo prestado, dentro de los plazos y vencimientos pactados para ello. Para ello se contrastaría lo dicho con anterioridad por estos dirigentes con respecto al pago de la deuda, para compararlo con como la pían ahora sobre el mismo tema.

Capacidad de devolución en base a datos técnicos creíbles y fiables que la nueva administración facilitaría para demostrar un gobierno estable del estado; en este caso se valoría la mera existencia de algún plan y de…los números que sustentarían su viabilidad, si es que existen. No se debe pedir peras al olmo; mucho menos dárselas.

Seguridad jurídica para las personas, empresas, e inversiones; muy cuidadoso estudio de aquellas leyes que pudieran tener carácter retroactivo.

Paz social y orden público se consideran necesarias para la seguridad de personas, propiedades, e inversiones. Se valoran como muy negativos los disturbios y desórdenes con origen en los propios poderes del estado.

Experiencia económica y legal anterior en gobiernos de semejante o idéntica ideología en otros países, como Grecia y Venezuela; estudio de la viabilidad económica de estos y otros gobiernos, que ideologías aparte, hayan podido recibir asesoramiento y apoyo de estos que ahoran pretenden gomierdar en España.

Con lo que P(j)odemos tranquilizarnos todos, esta evaluación del FMI

SEGURO QUE LA HAN APROBADO CON NOTA.