Tags

, ,

Napalm: Gasolina gelatinada;  según  la Real Academia Española, “sustancia inflamable, a base de gasolina en estado de gel, usada en lanzallamas y bombas incendiarias”. Con los años se han ido modificando y modernizando su composición y elaboración. (En la foto, aviones Douglas Skyraider A – 1 armados con bombas de fragmentación e incendiarias de Napalm).

 Ataques de Risa: son risas de excesiva duración y fuera de todo control; suelen ocurrir, como dice el gato de la foto, en las ocasiones mas inoportunas. De hecho, para evitarlos, nunca se debe pensar en que “ahora no me puedo reir”; es contraproducente.

Uno, por edad, y por ser proclive a este tipo de ataques, ha visto y padecido estas risas en los momentos mas desaconsejables, risas en Misa Mayor, risas en bodas, bautizos, y comuniones, risas en el despacho del jefazo, particularmente cuando a uno le echan la bronca…en fin, cuanto más consciente es uno de lo delicado de una situación, más risa a uno le da; no en vano estos ataques de risa son también conocidos como la risa tonta.

Y la risa, cuanto más tonta, mas contagiosa. Y a veces acarrea consecuencias desagradables para quien padece un episodio de estos. (Foto de arriba, a esos dos esa risa tonta, mutuamente contagiada, les llevó a firmar tonterías en documento público; muy solemnes tonterías firmaron, que más tontas eran por solemnes).

Pero, hasta hace poco, no había oído hablar de risas tontas durmiendo, ni mucho menos de risas capaces de despertarte del más agradable de los sueños.(*)

Sueños placenteros de los que no quiere uno despertar. Pero, ni en risas, ni en sueños,  tenemos mando ni tino; y por esto paso a relatar un jocoso y original sueño que a mí me contó un piloto retirado, que por razones obvias, prefiere permanecer en el anonimato:

 (**) ” Era el año 2008 y estaba yo en Madrid disfrutando de un par de semanas libres. En esta ocasión estaba alojado, y también  me movía, en la zona de calle Princesa, Arguelles, mi antiguo Ministerio del Aire,

y Moncloa. Por estos me barrios paseaba, de vez en cuando comprando algún libro en el Corte Inglés de Arguelles, o cogiendo el metro para desplazarme a otras zonas de Madrid. Conocía la ciudad y su metro desde los años 60, mis tiempos de estudiante; ahora seguía siendo el metro de toda la vida, pero muy ampliado y modernizado: descubrí que llega incluso al Aeropuerto de Madrid Barajas, ahora llamado Aeropuerto Adolfo Suarez, a raíz del fallecimiento de este primer presidente del ciclo o régimen actual; ciclo que por cierto, desde el año 2004, más bien parece un circo. Y estábamos, recuerda, en el 2008″.   

  Y, continuando con el relato, este veterano sigue contándome la curiosa e hilarante experiencia, ocurrida durante esas mini-vacaciones madrileñas: ” Acostumbro, tanto en casa como cuando estoy fuera, a levantarme  y acostarme temprano, ya no estoy para muchos trotes ni trasnocheos, así que, aquella Noche del Peculiar Sueño tampoco fue una excepción, se ve que me quedé dormido enseguida…y las brumas oníricas dieron paso a unas imágenes nítidas…

desde la cabina de un avión de guerra en las que, repentinamente y sin comerlo ni beberlo, me encontraba yo sentado, esperando, con el motor parado, a que me lo armaran; por una extraña razón, por esas cosas que pasan en los sueños, ya sabía que le habían echado gasolina a tope, y que yo mismo había hecho la preceptiva revisión pre-vuelo. Sólo estaba pendiente de que acabaran de fijar

las cargas exteriores de alas y fuselaje, para ponerme en marcha y dirigirme desde la base, que en el sueño era un extraño cruce entre el ya desguazado portaaviones Forrestal y el aeródromo de Cuatro Vientos, al objetivo a destruir.”

“Mientras esperaba, alguien vino corriendo a entregarnos las instrucciones de última hora; si por algún motivo la base caía en manos enemigas, teníamos una alternativa al sur de Portugal; en los sueños entran estas alianzas sobre la marcha, pero tienen su lógica: el sitio era ideal para repostar y rearmarse, y/o continuar hasta las Islas Canarias”.

“En la Base-Buque Forrestal-Aeródromo Cuatro Vientos el ambiente era alegre, muy activo y festivo, entre los pilotos, ya instalados en los aviones, y el personal de tierra, ahora mismo ocupado con el armamento. Según acababan de preparase, los aviones iban despegando y dirigiéndose al cercano objetivo, situado a muy pocos minutos de vuelo. Anochecía rápidamente. Yo era de los últimos, y todavía esperaba con el motor parado. Aún hoy recuerdo que no había ninguna cara por mi conocida entre nosotros; mejor, porque si la hubiera habido, tampoco hubiera podido mencionarlo: contra la Democracia esta que nos ha tocado, es mejor no conspirar…ni en sueños; por lo que es mejor no involucrar a otros buenos ciudadanos, uno mismo ya es harina de otro costal, y la historia vale la pena”.

“Pero, este sueño era uno de estos sueños que terminan antes de acabar, en este caso con un

  final feliz. Y todo porque apareció un personaje que está presente en todas las bases; o al menos en mis tiempos lo estaba: el gracioso que se inventa los chistes según se le van ocurriendo.

Y en esta ocasión este personaje tan gracioso  era el especialista en armamento, que preguntado por la clase de armamento que llevábamos, contestó que, aparte de los 20mm defensivos, bombas incendiarías de NAPALM; y añadió que los demás llevaban lo mismo, así que, nada más despegar vería el blanco perfectamente iluminado…

y lo que era mejor aún, y ahora viene lo mas bueno, añadió que SACARÍAMOS AL POLLO DEL CORRAL YA ASADO, evocando con ello esta otra imagen,

como ya podías figurarte”.

“Y el ataque de risa subsiguiente fue de proporciones(***)

   AERONÁUTICAS, estate seguro, tenías que haber estado en mi lugar. Me dio tal risa que fue suficiente para interrumpir el más feliz de los sueños…cosa que así ocurrió…

…POR AHORA”

Y así dio por concluido su protagonista la descripción de su Divertido e Inusual Sueño.

Tradución del texto que hay en los dibujos:

(*) “si la gente no se ríe de tus sueños es que no son lo bastante grandes”

(**) “la risa es intemporal, la imaginación no tiene edad, y los sueños SON PARA SIEMPRE” (Walt Disney)

(***) Torre de control: “avión rojo, no tienes plan de vuelo, ¿donde vas?”; avión rojo contesta: “¡arriba voy, señor!”