Tags

, ,

Fiesta del trabajo en el resto del mundo, pero en España, como somos así de imaginativos, es fiesta de la II República y sarao del Frente Popular,

       aunque al Frente Popular ahora procuran no llamarlo así, no sea que se asuste el personal a la hora de votar, deposite aquí

 su voto, que para eso estamos en año de elecciones, votos para el Cortijo de la Junta de Andalucía, votos para los ayuntamientos, votos para las autonotaifas, votos para el estado central, y no hace ni un año, votos para la comuna o la “unión” europea esa, por votar se vota hasta a Brios, del que ni los más viejos nos acordamos, ni puñetera la falta que nos hace.

Y para asegurarnos lo de la democracia, procuramos que en las reuniones de la comunidad de vecinos también se vote alguna cosa, ya de paso y como para que no digan los europeos; aunque sea para una chupinada como la de la orden del día.

Pero claro, volviendo a lo del primerodemayo, el primerodemayo es mucho primerodemayo, la cosa va de manifestaciones, más que de votaciones, pero para este día (primerodemayo, por si no se han enterado todavía) a las manifestaciones prefieren llamarles celebraciones, por

aquello de la “fiesta del trabajo, que a veces parece una merienda de subsaharianos, porque ahora a los negros no se les llama negros, y pronto a los moros no se les podrá llamar moros; no obstante, y de momento, yo uso mucho la palabra moro, con la esperanza de que la normativa (lavativa) que lo prohíba no lo haga con carácter retroactivo, porque como sea así, a más de uno se nos caerá el pelo, y ya saben lo que con mucha razón se dice de que mal de muchos consuelo de tontos, con perdón y mejorando lo presente: yo no miro a nadie; ni de reojo; sobre todo no hay que mirar de reojo.

80 (ochenta) emotivos actos dicen que convocan los sindicatos de clase, ugeté y comisiones, toxo y mendez, mendez y toxo, tanto monta que monta tanto, y el que los sindicatos de clase la monten con clase está aún por ver, con el historial que tienen “organizando” festejos de estos.

Tanto les dan ocho como ochenta, y esperemos no terminen como la que montaron en Barcelona el año pasado, a saber que les habrán hecho contenedores y lunas de escaparate a los de las pancartas y banderas republicanas, que este año, como ha mejorado la cosa y bajado el paro, serán menos.

Porque el único que celebra la fiesta del trabajo es, como es natural, el que trabaja. El primerodemayo debe ser día de descanso, familia, campo, playa, y atascos para el que trabaja, y día de banderas republicanas, pancartas, y alguna que otra corrida, para que la peña no se aburra, delante o detrás de la policía, para los subvencionados; que para eso estamos en una caoscracia, para que sean los energúmenos quienes persigan a la policía, como mínimo de vez en cuando, y sobre todo en las fiestas de guardar, como es esta del primerodemayo.

Y día también, este primerodemayo, que se puede aprovechar para comentar los últimos acontecimientos relevantes de interés, tanto para la gente ocupada

como para la militante subsidiada: La “dimiexpulsión” de Monedero de sus cargos en   P(j)odemos y la permanencia en la Isla del concurso de Telecirco de Carmen Lomana; payasadas escenificadas por Pablo Iglesias (a) el Converso y Jorge Javier Vázquez, sin alias conocido que se sepa.

Al sainete no podía faltar Pablo Iglesias, que por cierto asistirá también a los acontecimientos organizados por Tocho y Mendez, o Mendez y Tocho, tanto montan ocho que ochenta,

y es que algunos nunca aprenden