Tags

, ,

¡Qué raro bicho raro! (en la foto, lémur cocalero) Jordi, que raro que me mira raro, a lo mejor como despectivo colonialista, que tampoco se sabe como nos miraban los despectivos colonialistas cuando éramos colonia, al igual que ahora estábamos hasta arriba de coca en aquellos tiempos, y la Historia sólo la enseñan en colegios de pago; ahora, en ninguno, y con suerte a este paso ya no quedarán colegios, quien los necesita teniendo a los niños trabajando; colegios y escuelas son cosa del colonialismo del Imperio Español, total sé recitar “Carlos V, Carlos V, Emperador Español, en tu Alcázar de Toledo no entrarán los rojos, no” para que veas que a mi no me han hecho falta colegios para recitar episodios históricos, ni puñetera la falta saber quien era Carlos V, donde está Toledo, ni lo que es un Alcázar.

 Tu lo que tienes, es mentalidad colonialista, si crees que hace falta saber quien era Carlos V, donde está Toledo, o que leches es un Alcázar.

Toma ejemplo de estos amigos míos que tampoco lo saben, y bien les va; por eso he decretado que en mi país sea legal el trabajo infantil a partir de los 10 años, eso me ahorro en escuelas. Jordi, Jordi, ¡pero qué pardillo eres!.

  Basta con verte verte y con el detalle de que no hayas tenido cojones

   de preguntarme por el trabajo infantil en Bolivia, uno de los pocos países en los que está legalizado, porque, mas allá del folklore, toda cultura es burguesa e inútil para la justa igualdad bolivariana.

Aunque, bien mirado y hablando de cojones, quizá hayas hecho bien en no tocar el tema, alguno se ha llevado puesta mi bota en ese sitio por llevarme la contraria; por cierto, tampoco comas pollo, produce el mismo resultado, se le queda a uno voz de soprano, y bastante ridículo ya eres con tu programita.

Y, Jordi, ya puedes decir en tu país que aquí se puede hablar de futbol, pero que no me gusta que me miren.

Ni siquiera por este motivo

 tan baladí, y que solo compete a la soberanía de la bolivariana Bolivia.

HE DICHO