Tags

, ,

Macrojuicios como se celebraban en Roma contra la Mafia, jueces y fiscales estrella divos de la burricatura, como en Madrid, separatistas pancatalanistas como en Barcelona…aquí, en Baleares, no nos privamos de nada.Y algunas veces somos precursores, como es el caso del turismo de botellón y coma etílico, originario de Magalluff (o como rayos lo escriban ahora), Mallorca, y San Antonio, Ibiza,,   y malamente copiado en Salou, provincia de Tarragona, la antigua Tárraco de cuando estaban los romanos, pero bastante más chica.

A lo que íbamos, ya a punto de cerrarse en Palma de Mallorca lafase de investigación del llamado Caso NOOS, posiblemente el lance favorito de los medios de comunicación, por lo del mayestático morbo que despierta en las masas,

 regios abogados de la Infanta Cristina presentan un alegato contra el auto del Juez Castro, en el que el juez la considera “colaboradora necesaria”. Alega, el alegato, que por eso se llama alegato, ¿captan la sutileza del juego de palabras?, el alegato alega que “firmó sin pedir explicaciones”, cosa que previsiblemente no influirá en el auto.

Porque el auto magistral

es mucho auto, al contrario de lo que ocurre con las siempre más lentas

diligencias burriciales, que cautas investigan los hechos acaecidos, muy a menudo recogiendo el polvo del camino, con la toga o lo que sea; o eso decía el anterior fiscal general, que se llamaba Barón Pompadur, Pompeyo Herculano,  o algo que sonaba así, parecido.

Y es que una vez más en Baleares llevamos la delantera, esta vez el invento es el de firmar sin pedir explicaciones, en vez de firmar sin mirar o firmar sin leer lo que se firma, que es lo que hacía todo el mundo con las preferentes, por ejemplo.

(foto de abajo, “perro malo, presunto perro malo”) Hay abogados que podrán ser buenos o no tanto, pero creatividad e inventiva no se les puede negar.