Tags

, ,

Si la degustación de la anchoa requiere precisión milimétrica y pulso firme, si se quiere ejecutar con elegancia y maestría, al relleno de aceitunas con este producto hay que añadir esfuerzo, sacrificio, y concentración; arte y ciencia aunados para la consecución de un singular resultado, logro de siglos de investigación.Miles de intentos experimentales (foto de arriba), por el método de “prueba y error”, han llevado a la humanidad conseguir este producto sin par de las aceitunas rellenas de anchoa. Contrario a la creencia popular, la dificultad no reside en meter la anchoa   en la lata, sino en colocarla previamente en la oliva. El orden es muy importante en todo el proceso: primero se desaloja el hueso de la oliva, después, aprovechando el hueco resultante, se mete la anchoa en la oliva, y por último la oliva ya rellena en el bote; cualquier intento de alterar este orden conduce a resultados desastrosos,como bien pueden atestiguar ilustres precursores de este arte del relleno de aceitunas.

Muchos heroicos intentos (foto superior) costaron dar con el orden correcto del procedimiento; y en esta secuencia, que bajo ningún concepto debe alterarse, está el secreto

del éxito de las aceitunas rellenas; secreto no único, pero si el principal. Hay otros, que cada fabricante guarda para sí, como el de que una vez deshuesada la aceituna, ¿cómo convencemos a la anchoa para que se meta ahí dentro?; empresa no baladí si nos

tenemos que guiar por el careto del animalico, que pinta de muy espabilado hay que reconocer que no tiene.

¿Y qué futuro aguarda a esta industria?. Pues parece ser que la compleja y laboriosa tarea de rellenar con anchoas la aceitunas será algún día no muy lejano cosa del pasado. Científicos

 del Stoned Complutensis University de Cacaliphornia creen haber dado con un método que simplificaría todo el proceso: el riego de los olivos con agua de mar.

 Con el que se pretendería que la pobre anchoa, nadando, se metiera ella sola en la oliva; se cree que cuando resuelvan el problema del deshuesado de la aceituna procederán a la fase experimental.

(Foto de arriba, Stoned Investigator of the Kakaliphornia Complutensis pensándose qué hacer con el hueso de la aceituna; obsérvese la profunda concentración de este prócer)

Pero el producto resultante perdería gran parte de su encanto;  inconvenientes del progreso.