En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado.

(Firma el Generalísimo Franco, en Burgos, el 1 de abril de 1939)

Y con este breve y último parte de guerra, redactado por él mismo, y de su puño y letra, Francisco Franco da por terminado el período mas funesto de la Historia contemporánea de España.

Episodio que dio comienzo el 14 de Abril  de 1931 con el advenimiento de la II República, y con ello, un desorden creciente que muy pronto derivó en abiertos actos criminales contra la vida y propiedad de las personas; la culminación de tan “democrático” período tuvo lugar el 26 de Febrero de 1936 cuando el Frente Popular se hizo con el poder; fue el insostenible caos que vino a continuación, junto con la separación de facto de las provincias catalanas y vascas, y la total falta de orden público, lo que forzó al Ejército Nacional al Alzamiento del 18 de Julio de 1936, que continuó con la Victoriosa Cruzada que finalizó hace 76 años un primero de Abril.

  Mención aparte merece la persecución a la libertad religiosa, y principalmente a la Iglesia Católica, que hicieron las hordas no siempre “incontroladas” del Frente Popular.Tanto el patrimonio de la iglesia, como el clero y los fieles, eran objeto de las iras del populacho, incitados por los dirigentes del Frente Popular; demasiadas  veces el ir a misa o entrar en una iglesia le costaba la vida a más de uno.

También los políticos contrarios a la izquierda, todos ellos “fascistas” según el Frente Popular”, y la gente considerada capitalista, que podían ser el poderoso financiero pero también, para los más resentidos, la modesta dueña de una mercería, corrían peligro; mandos intermedios como capataces y directores de fábrica  tampoco se libraban, ya que eran considerados enemigos a exterminar; la vida de quien no era “de los suyos” no tenía ningún valor. 

  Sólo como ejemplo, asesinatos de personalidades tan conocidas como José Calvo Sotelo, el 13 de Julio de 1936, días antes del Alzamiento, y de José Antonio Primo de Rivera,

 poco después, el 20 de Noviembre de 1936, así como de las 5000 personas menos conocidas fusiladas sin juicio previo en Paracuellos del Jarama, dan idea del caos sanguinario que fue la II República, sobre todo a partir de Febrero del 36.

En el lado nacional también hubo ejecuciones injustas y asesinatos, pero nunca con el frenesí descontrolado y la banalización de la vida humana con que los cometía el Frente Popular, controlado en buena medida por una potencia extranjera,   la Unión Soviética de Stalin; foto de arriba, casi irreconocible, la Puerta de Alcalá de Madrid.

Y en este aniversario de aquel 1 de Abril de hace 76 años, ya en el año  2015, estamos en una España que intenta salir de una grave crisis económica y también moral, pese a las 17 autonotaifas y a numerosas algaradas callejeras perfectamente organizadas. Esta crisis, y una ley de Memoria Histórica, idea de un iluminado, han propiciado el proyecto de nuevo Frente Popular, cuyo apoyo exterior no es el de la Unión Soviética, que ya no existe, sino el de ayatolás iranís y el de repúblicas bolivarianas de por Suramérica. La situación, pues, es algo diferente este año 2015; ahora hay ordenadores, internet, aviones sin hélice, bolígrafos, y…niñatos de pupitre quesimplemente no están contentos con el resultado de aquel partido; porque la guerra civil que “los suyos” perdieron en 1939 la frivolizan como si fuese un juego, y ahora lo único que quieren es jugar el partido de la revancha.

Y si se les votara lo bastante para que gobernase otro Frente Popular, tengan por seguro que el partido se volvería a jugar…por suerte con el mismo resultado; pero este último extremo los niñatos lo ignoran, que por eso son niñatos, y por eso quieren volver a jugar.