-Y un año más que los que aún no gomierdan, o los suyos, repiten fiesta callejera; se ve que le van cogiendo el gusto a este vodevil.-Y un año después, al festejo lo llaman “Marcha por la Dignidad”, que queda más fino que “El Sarao de los Indignados”, por el recuerdo negativo de aquellas ocupaciones y acampadas cutres, consentidas a los Indignados del 15 M en la Puerta del Sol, cuando aún gomierdaban ellos o los suyos.

-Y una vez más, y con el título general de QUEREMOS VIVIR CON DIGNIDAD, piden muchas cosas; este año incluso añaden más chuches a la lista, calcadas de los programas(?) de Syriza y de P(j)odemos, como el “no al pago de la deuda”, y de los separatistas, como el “derecho a decidir”, junto a las más normales y comunes de “trabajo digno”, “derecho a la vivienda”, y “defensa de los derechos de la mujer”; pero esto último no en Irán, no vaya a ser que el moro se cabree, y adiós al invento de la Alianza de Civilizaciones.

Y una vez más el mal disimulado propósito final de toda esta “demostración cívica” es la de derrocar al gobierno, o en su defecto, desestabilizarlo lo suficiente como para poder volver a gomierdar ellos o los suyos, que monta tanto, tanto monta.

-Y una vez más,

algún “cabestro visible” la pía, y desvela las verdaderas intenciones de los organizadores del “cívico evento”.

PERO NO SABEMOS

-Si  se repetirán los disturbios, destrozos al mobiliario urbano y propiedad privada, además de las agresiones a la policía.

-Ni si contarán con la protección cómplice de observadores internacionales  de Europa, aunque después de la verbena del otro día en Múnich, lo dudo; no hay que descartar la presencia protectora de ONGs y otras agrupaciones progresistas similares, como la GSF(*).

-Ni se sabe como influirán la nueva ley de Seguridad Ciudadana y la reforma del Código Penal; ¿encenderá más los ánimos esto que ellos y los suyos llaman Ley Mordaza?; o, por el contrario, ¿se tornarán más prudentes las hordas convocadas?; y si esto último fuera así, ¿se debería a prudencia espontanea de las masas, o a consignas de los corchos convocantes?.

– Ni tampoco se sabe la influencia que una hipotética meteorología adversa ejercería sobre la belicosidad de estos “buenos ciudadanos”; ¿tratarían de refugiarse del tiempo inclemente?; ¿la emprenderían a paraguazos contra guardias y escaparates?. 

-También se ignora, a estas alturas, si sería más apropiada una Ley Bozal que una Ley Mordaza que no es tal.   

MAÑANA SÁBADO SE DESPEJARÁN ESTAS Y OTRAS INCÓGNITAS

(*) las siglas GSF corresponden a la ONG Gilipollas sin Fronteras.