Tags

, ,

O pupita en el ojo; vete a saber.

Si os tomáis un minuto para mirar el video, veréis que el temible Monedero ha lanzado un conjuro “da ejemplo y ¡muérete Lagarde!” y que su deseo, deseo de niñato…no se ha cumplido; y percatándose

 de que la objeto de sus iras, nada menos que Directora del Fondo Monetario Internacional, no sólo no caía fulminada ante sus mesiánicos deseos, sino que su salud y posición en la institución parecen mejorar por momentos, precisamente debido a sus malos deseos de niñato mal educado, dicen que ladran luego cabalgo, la tomó con unos franquistas imaginarios que estaban al fondo de su audiencia. Tal era su

frenesí paranoico que les retó, no sin antes llamarles compañeros, hay que estar como una cabra para llamarle compañero al enemigo, a acercarse si se atrevían; el hecho de que nadie más de su aborregado entorno viera al imaginado enemigo, no impidió a tan selecta compañía vitorear con entusiasmo mitinero su audaz desafío a estos fascistas inexistentes. “Audacia” sustentada, según confesión propia también recogida en el video, en la creencia paranoide de que el fantaseado enemigo era muy inferior en número; todo ello demostración fehaciente de que el muy nenazas es cobarde hasta en sus alucinaciones.

Mal ojo de Monedero, ojo malo, malo pupita, en ojo malo de mal de ojo.

Razón tenía  la señora La Mona en no advertir peligro ninguno en invitar a sus saraos de alta sociedad al Monedero, el del Ojo Malo, que no el del Mal de Ojo, no son la misma cosa.

Así que respiremos todos tranquilos, que si no alcanza poderes de gobierno, las amenazas de Monedero son vanas; y puesto que, por muy vehementes que sean sus conjuros, carece de poderes mágicos, como también carece del valor y gallardía para llevarlos a cabo personalmente, demasiado neneza y poca cosa para ello, y en cuanto a “trabajitos por encargo”…pues hasta para mafioso hay que valer; incluso el más cutre de los pistoleros sabe que el FMI es demasiado para la calderilla de un…monedero.

El video incluido en este artículo demuestra dos cosas buenas: los podemistas son inofensivos si no le dejamos gobernar, y que Christine Lagarde va por muy buen camino, cuanto más cabree a estos energúmenos, señal de que mejor lo hace ella.

¡Sigue así, Christine! / Keep going like this, Christine!