Tags

, ,

… Y rabieta surrealista, chincha y rabia, de la Zurda Mamporrera, no por el parque en sí, per se, que decimos la gente bien que hemos estudiado con  los curas, per se, sino por el cambio de nombre que la derechona, que gobierna en el municipio por esas aberraciones de la democracia, propone.

Y parafraseando a Miguel de Cervantes Saavedra, “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre sí me acuerdo…”

  , porque en esta historia el lugar en cuestión sí que se conoce con certeza: Alcázar de San Juan, Ciudad Real, comuna autonotáifica de Castilla la Mancha.

  Resulta que a este parque, que hasta ahora lo llamaban Parque Pablo Picasso, ahora lo quieren llamar, rabia y chincha, Parque Eugenio Molina Muñoz, que fue el último Alcalde y Jefe Local del Movimiento de cuando Franco, el Invicto Caudillo.   Y este baile de nombrecitos, rabia y chincha, es sumamente injusto para con los de la Zurda Mamporrera, que son los únicos con derecho a cambiar nombres. Que para eso está su Ley de Memez Histérica, cuyo único propósito es el de decretar que la Guerra la ganaron los malos; rabia y chincha.   Porque esto de ser un energúmeno no es nada fácil, no vayan a creer que no tiene su arte, detrás de esos modales toscos y comportamientos histriónicos hay unos seres poseedores de la Verdad Absoluta; absolutismus veritas, que diríamos los que hemos estudiado en colegios bien, rabia y chincha.

En concreto nos dicen que Pablo Picasso hizo mucho por Alcázar de San Juan, Ciudad Real, comuna autómata de la Mancha, porque nació muy cerca, en Málaga, y vivió casi toda su vida en un sitio parecido y también muy cercano a Alcázar de San Juan, Paris de Francia. Además era políticamente correcto, pues nos dicen que militaba en el partido comunista,

 y les había pintado (por encargo) el Bombardeo de Guernica, modificando para ello, deprisa y corriendo, un cuadro de tema taurino que por entonces estaba a punto de terminar; por cierto, quien hubiera dicho que los rojos de ahora serían tan antitaurinos. (En el poster, el tema antitaurino por excelencia de la progresía: toro muy borracho vomitando tintorro español, posiblemente un excelente Valdepeñas)

En cambio los argumentos de los fascistas clericales y neoliberales de Franco, partidarios de las corridas y los mercados, que me matarían el perro si lo tuviera o tuviese, como diríamos los que hemos estudiado en colegio de pago, rabia y chincha, son de escasa cuantía y calidad: que si el nombre del parque, Pablo Picasso, NO es oficial, que en realidad es el nombre de un pabellón que hay al lado del parque, vaya tontería, y que si Eugenio Molina Muñoz vivió en Alcázar de San Juan, que si fue un buen alcalde, que si se ocupó de la cultura, y que si fue cervantino dedicado.

Argumentos muy débiles los de la derechona, para estos poseedores de la Verdad Absoluta. “Que si fue un buen alcalde…, pero ¿a quien se le ocurre?; buen alcalde, ¿eso es un motivo?, pues, ¡vaya desfachatez!; ¿y cervantino, además?, y, ¿qué tiene que ver la Mancha con Cervantes?…todo el mundo sabe que Don Quijote es el símbolo de la Mancha…¿que el Quijote fue un personaje de un libro de Cervantes?; ¡anda ya! eso os lo acabáis de inventar ahora, para hacernos rabiar y que nos chinchemos…”

   Ardua tarea tiene el no creyente laicista si trata de demonizar a personas, animales, o cosas; el demonio es invento del clero franquista. ¿O no?.

RABIA Y CHINCHA