Tags

(En la imagen de abajo, retratos de los 5 traidores y espías británicos graduados en Cambridge que a partir de los años 30 trabajaron para Josep Stalin y la URSS; el grupo era conocido como THE CAMBRIDGE UNIVERSITY SPY RING o brevemente como THE CAMBRIDGE FIVE)

Ni se crea ni se destruye, la Caspa Académica, al igual que la materia, sólo se transforma; lo que bien mirado, tampoco está tan mal.

Los muchachos de esta banda fueron reclutados por Stalin debido a sus convicciones marxistas, lo suficientemente profundas como para ponerse a las órdenes del KGB como espías a sueldo y traicionar a su patria, Reino Unido, y a su aliado, Estados Unidos de América.

Pero el ser devotos comunistas y viles traidores sólo era una “parte del paquete” aportado por esta esta banda; para Stalin y la URSS estos niñatos de su época aportaban un plus igual de importante, o más, que su fanatismo comunista: su condición de universitarios, que les abría las puertas de la alta sociedad británica, y, de ahí, a contactos y empleos por los que accedían a información confidencial y sensible.

La condición comunista de estos niñatos era de dominio público, desde y sobre todo al principio; pero el esnobismo y aburrimiento de las clase altas hacían que, precisamente por este motivo, fueran fácilmente acogidos por estas.

Y así era esta Caspa Académica en el Reino Unido, todavía potencia colonial a mediados del pasado siglo XX; pseudo intelectuales de pose izquierdista que la mayoría abandonaba al terminar la etapa académica para incorporarse a la vida real pero…

…siempre hay excepciones, resentidos que se dejan lavar permanentemente  el cerebro, y la banda THE CAMBRIDGE’S FAGGOT SPY RING era excepcional; se sentían hijos y víctimas de la Gran Crisis (la Gran Depresión) Mundial de 1929 aunque en realidad no eran más que unos niñatos privilegiados a quienes padres y sociedad costeaban los estudios.  

Estos cinco traidores financiados por una potencia extranjera, la desaparecida  Unión Soviética, han fallecido y ya forman parte de la Historia; ellos mismos escribieron sus infamantes pequeñas historias particulares.

Pero, al igual que el resto de la Materia, la Caspa Académica ni se crea ni se destruye, sólo se transforma, y, en un abrir y cerrar de ojos, ya estamos a comienzos del Siglo XXI,muy alejados, en tiempo y distancia, de aquel Cambridge y su elegante ambiente para adentrarnos en otro “centro de sapiencia”, la cutre y anticlerical Complutensis Lumpen Akademic Proletariat, mas conocida como  laComplutense, dedicada al reparto de títulos académicos y, en un próximo futuro, al alquiler de capillas.

Como no podía 

 ser de otra manera, este Monumento al Saber que es la Complutense,  “Complu” para los amigos, al igual que hizo Cambridge en los años 30, parió su propia Banda de Iluminados; banda igualmente financiada por potencias extranjeras, dos que se conozcan, Irán y Venezuela, banda igualmente marxista como la de sus antecesores británicos de los FIVE CAMBRIDGE’S FAGGOT SPIES. 

Esta banda, P(j)odemos, tiene muchos puntos en común con la de Cambridge, y las diferencias son tan sólo para adaptarse a los tiempos modernos.

Repasando características de estas dos bandas:

-Ambas comparten un origen académicopero salvando las distancias, la Complutensis Lumpen Akademic Proletariat es bastante mas cutre que su fina contrapartida británica de Cambridge.

-Ambos grupos están financiadas por líderes y países extranjeros, los amos de Cambridge Five eran la URSS y su Secretario General Stalin, y Hugo Chavez y su sucesor Nicolás Maduro como presidentes de Venezuela, y los Ayatolás en representación de Irán, los dueños y señores de P(j)odemos.

-Las dos Caspas no dudan en confraternizar con la alta sociedad, sus teóricos enemigos de clase, si ello conviene a sus fines y los canapés son pasables.

-Sus  propios países y la Civilización Occidental son los enemigos comunes de estos académicos fenómenos; sin embargo el método de lucha difiere por las circunstancias. The Cambridge Five Spies and Faggots se dedicaba al espionaje, y los de P(j)odemos prefieren el asalto al poder, o al menos la desestabilización del mismo mediante la agitación y propaganda.

-Pero sea cual sea el método de lucha elegido, ninguno de estos iluminados desprecia la acción terrorista lo suficiente como para no aprovecharla y/o justificarla.

Recuerden: “la materia no se crea ni se destruye, tan sólo se transforma” (antoine Lavoisier) “la caspa académica también es materia; los ectoplasmas -fantasmas – son sus miembros” (menda lerenda)