Tags

  Y muy malos rumbos que no llevan a ninguna parte, porque llegar tarde está mal, pero llegar muy tarde es como no llegar; aquí están los ejemplos que en el Arte de la  Buena Navegación nos dieron Ramón Franco, Charles Lindberg o Cristóbal Colón, al contrario que los malos navegantes como Moisés, que para encontrar la Tierra Prometida, Israel, desde Egipto, tuvo al Pueblo Elegido 40 años caminando en círculos y volviendo sobre sus propios pasos por el Desierto del Sinaí, o como Ulises, el héroe griego de la Guerra de Troya, que para volver de Troya a su cercano reino, Ítaca (Grecia), hizo dar a su barco vueltas sin ton ni son por todo el Mediterráneo hasta por fin dar, por pura casualidad, con su destino justo a tiempo para que los pretendientes de su esposa Penélope y de su reino Ítaca desistieran, ya que ante la tardanza le habían dado por muerto y querido sustituir.

Buenos y malos navegantes…y casos aparte difíciles de clasificar, como el de unos domingueros del mar catalanes, que habiendo conseguido atracar, no se sabe cómo, su barco en el puerto de Andraitx (Mallorca) preguntaron por el Ayuntamiento de San Antonio Abad (Ibiza), por cierto con mucha prepotencia y aires de superioridad.

O el de nuestro amigo J…,piloto agrícola de fumigación y extinción de incendios, que al llegar por primera vez a la Isla aterrizó en el aeródromo equivocado, cuyas pistas estaban entonces en construcción y cruzadas por múltiples zanjas; además, estaba el detalle de que todo el área resulto ser una Base Aérea, zona militar restringida, y de que ni siquiera avisó por radio su llegada, ya que probablemente no llevaba, y si llevaba, desconocía la frecuencia de ese aeródromo en construcción. Total que la historia acabó cuando J… el piloto, habiendo ya parado el avión y abierto la carlinga, vio a su comité de bienvenida, una docena de vehículos del Ejército del Aire que se dirigían a él a toda velocidad mientras los aguardaba en el avión esperando a que lo felicitaran por el magistral aterrizaje que hizo entre zanjas, excavadoras, y montículos de tierra; a los pilotos de fumigación se les dan muy bien estas cosas, y raramente tienen testigos cerca para que admiren sus hazañas; y, como todos, tienen su corazoncito. Pero la comitiva de fans, que resultó ser mayormente la P.A. (Policía Militar de Aviación), se limitó a llevárselo detenido hasta aclarar el incidente, que terminó unas horas después con su puesta en libertad y devolución del avión, tras lo cual hizo, para sus ya nuevos fans de la Base Aérea, el despegue triunfal esquivando con maestría otra vez zanjas, maquinaria, y montículos de tierra, y volar a su destino verdadero, un aeródromo civil situado a dos minutos de vuelo de la base.

Todo lo cual nos lleva, por ahora y en la era de los navegadores G.P.S.,

  a nuestros modernos navegantes de hoy; el Global Position System, o Sistema de Navegación Asistido por Satélite(s), más conocido como GPS, ha supuesto la democratización y socialización del Arte de Perderse, que no de la Navegación; saber situarse tiene mérito, y este mérito no tiene que ver con democracia y menos con socialismo.

Y un ilustre maestro en el Arte de Perderse es el Secretario General del Partido Socialista Obrero Español, la Psoe para los amigos. Claro que si en la Psoe fuesen Buenos Navegantes tendrían un Almirante o un Capitán en lugar de un Secretario General, diría con mucha razón Lindberg; Buenos Navegantes e intenciones de ir a alguna parte, añadiría yo.

A Pedro Sánchez consiguieron llevarle a Washington que está por ahí lejos lejos lejos, en América; hasta ahí muy bien. Pero al siguiente objetivo,

 el relativamente próximo Campus de la George Mason University no pudo llegar, por (según propia admisión) haberse perdido, ¡ah caray!. Ciertamente el tamaño del objetivo no era pequeño, véase la foto, pero, con o sin GPS, algunos se las arreglan siempre para perderse…como comentábamos con nuestro amigo Heny Reed, “Hank”, QEPD, marino mercante americano retirado: “GPS or not GPS. someone will always manage to sink a boat or to lose a plane”. (con o sin GPS, alguno siempre se las arreglará para hundir un barco o perder un avión)

¿Confundiría el Secretario General (la Psoe no tiene Almirante) el campus de la George Mason con el de  Charles Manson?…sería plausible si no fuera porque al bueno de Charles Manson todavía lo tienen encerrado y no puede tener ni universidad ni campus, pese al Libertador de Guantánamo y socialista inconfeso, el Exótico Presidente Obama; en América no se andan con mariconadas a la hora de hacer cumplir las condenas.

Sólo queda citar el Tuit del Rector de la George Mason:

“Hoping @sanchezcastejon can run a country better than he can operate a GPS. Apologies to faculty, students, and guests for his no show.” (Esperando que @sanchez castejon pueda dirigir un país mejor de lo que puede manejar un GPS. Disculpas a la Facultad, estudiantes, e invitados por su incomparecencia)

El Tuit indica que el rector es muy de la casta académica: Apologies instead of MY apologies (disculpas en vez de MIS disculpas) and to Faculty, students, and guests (por este orden disculpas a facultad, estudiantes, e invitados); aquí establece una clara jerarquía de importancia en el campus, la Facultad primero y sobre todo, luego los estudiantes (esos bichos molestos a los que hay que dar clase), y por último los invitados, cuya presencia la casta académica tolera sólo por sus contribuciones y donativos.

El elitismo académico de Podemos no es fenómeno exclusivamente español; en universidades de otros países también se da este pupitresco snobismo.