Cuentos de Syriza, el partido griego correligionario del “español” Podemos inspirados en la narrativa de las 1001 Noches de Sherezade, que el tiempo y las bífidas lenguas sin duda darán a conocer como los Cuentos de las Mil y Una Noches Griegas de Syrizade  por tener en común, con el clásico árabe, la técnica narrativa y la fantasía, si bien carece de la imaginación y calidad literaria del original; las 1001 Noches de Syrizade o Syriza ni siquiera tienen la belleza de los Cuentos de la Alhambra del americano Washington Irving, también inspirados en los Cuentos de las 1001 Noches de Sherezade.

Para los no iniciados, el argumento de Los Cuentos de las Mil y Una Noches trata de una doncella, Sherezade, a quien casan con un sanguinario Sultán, que, hasta entonces, y haciendo uso de los privilegios que el Islám le otorgaba, acostumbraba a casarse con una virgen cada día, para, tras disfrutarla en la primera noche nupcial, decapitarla a la mañana siguiente; cuando se casa con Sherezade esta se libra de la decapitación contando, desde la noche hasta la salida del sol,  unos excelentes cuentos  al Sultán…cuentos tan bien relatados e hilvanados  entre sí, que el Sultán estaba más interesado en oir el final de los mismos, o el principio de otro nuevo, que en ejercer su derecho islámico a la decapitación.

El entramado que Sherezade tejía para relatarle estos cuentos a su devoto e islamista esposo, el buen Sultán, mostraba una técnica literaria impecablemente ejecutada mediante la concatenación sin solución de continuidad de estos cuentos, relacionándolos entre sí y conteniendo unos cuentos con otros. Empezaba un relato ella misma, reunía en la historia a unos personajes y hacía que alguno de ellos contara otro cuento a los demás, reuniendo a su vez a sus propios personajes, en los que alguno o algunos de ellos relataban a los demás sus propios cuentos, y así, potencialmente, hasta el infinito, o hasta que pasadas Mil y Una Noches, obtuvo el indulto definitivo de su poderoso marido, el devoto islamista, aunque algo sanguinario, Sultán.

Algunos cuentos contenidos en las Mil y Una Noches son universalmente conocidos y tienen sus versiones cinematográficas, como Aladino y el Genio de la Lámpara, los viajes de Simbad el Marino, o Alí Babá y los Cuarenta Ladrones…

…y estos cuentos continentes o contenidos de o en otros cuentos recuerdan mucho a la organización del partido de extrema izquierda ¿español? Podemos, organización que se basa en “círculos” sociales o casi gremiales enlazados entre sí, también sin una clara solución de continuidad.

Pero el partido que, por la inmediatez de elecciones en su país, está en la misma situación que nuestra  Sherezade de la antigüedad, es Syriza, el correligionario griego de Podemos, cuyo secretario general o especie de mandamás     Alexis Tsipras, papirófago y compadre del casi converso Pablo Iglesias se ve obligado a retomar el papel de Sherezade, así creando también un entramado con sus propios cuentos, los de las Mil y Una Noches de Syrizade…

…con la particularidad de que Syrizade, al contrario que Sherezade, tiene no uno, sino dos o más Sultanes a los que contarles y convencerles con sus patéticos cuentos; asimismo estos cuentos de Syrizade, al contrario que los relatados por la doncella, tienen que ser, además, verosímiles, o sea que nada de alfombras voladoras…

 ni otras fórmulas fantasiosas que utilizaba su predecesora Sherezade, que posiblemente fue, además, una de las primeras feministas (ahora tan asimiladas por la progresía occidental) de la Historia.

Su propio electorado sería uno de estos sultanes, siendo el otro, o los demás, los mercados, los inversores y la “Unión” Europea, con lo que…

…los Cuentos Griegos de las Mil y Una Noches de Syrizade no serían mas que un compendio de las radicales milongas iniciales de cara a su propio electorado, pero debido que tiene posibilidades reales de gobernar cara a las elecciones, ahora se ve obligado a añadir otras para intentar tranquilizar mercados, inversores, acreedores, y “Unión” Europea, por necesitarlos Grecia para subsistir, pero sobre todo, ellos, los de Syriza o Syrizade para gobernar(?).

Al arte de contar estos nuevos cuentos de las 1001 Noches de Syrizade, su prepotente soberbia les obliga a llamarlo “matizar” o “poner en contexto”, aunque en realidad lo que hacen es rectificar para apaciguar a sus Sultanes, sin la menor intención de cumplir nada de lo pactado porque…

…Syrizade, la “doncella virgen” de este cuento, será  la que corte la cabeza a sus Sultanes, si llega a gobernar; “sultanes” que sólo pretenden cobrar el dinero que han prestado…

Y ESA PRETENSIÓN DE COBRAR LO QUE SE LES DEBE ES LO QUE PRECISAMENTE CABREA A LA DIVINA PROGRESÍA OCCIDENTAL.

Hasta el punto cabrea a los progres esta preocupación de acreedores, inversores, mercados y “Unión” Europea, que lo califican de “ingerencia capitalista en los asuntos de un Estado Soberano”, de “absoluto desprecio a las sacrosantas Urnas”, y de “ningún respeto al derecho a decidir”…

…a lo cual sólo caber responder que sí, que todos esos derechos son sagrados…

…MIENTRAS QUE NO HAGAN BAJAR LAS BOLSAS Y NOS JODAN A LOS ACCIONISTAS…

…por poner un ejemplo, y sólo un ejemplo.