Discutían dos liebres canófilas si eran galgos o podencos los perros de aquella jauría que se les echaba encima; y para debatir con mayor profundidad sobre el tema, las dos liebres se habían parado en medio del campo, a la vista de todosmientras los canes acortaban velozmente distancias……que les separaban de las filosóficas liebres; y lo inevitable y previsible finalmente ocurrió: los cánidos (que por cierto no eran galgos ni podencos sino mastines) capturaron a las inmóviles liebres, las sacrificaron, las cocinaron, y se las comieron…

Y este estúpido y conocido cuento viene a cuento (y no es redundancia) por los sesudos comentarios y sabias editoriales con que la contumaz progresía nos ha obsequiado, esta vez con motivo (¿excusa?) de los recientes asesinatos cometidos por dos hermanos islamistas en París, con ayuda de otro terrorista, en los locales del semanario humorístico Charlie Ebdo.

A la hora de escribir esto, tras permanecer huidos un día los islamistas, se les ha localizado y liberado los rehenes, que los dos hermanos y un tercer terrorista, mantenían por separado en una imprenta y un supermercado “kosher” respectivamente. Los dos hermanos causaron la muerte de 12 personas en las oficinas del semanario, y el otro terrorista disparó ayer contra una policía, causándole la muerte; no dicen si este otro terrorista era el mismo que acompañó a los dos hermanos en el asesinato de 12 personas en Charlie Ebdo…

Estos comentaristas, tertulianos, y editorialistas, tras cumplir con las lamentaciones y condenas de rigor, pasan, invariablemente, a enfatizar su verdadero mensaje: NO TENEIS QUE SER ISLAMÓFOBOS; por extensión diciéndonos: TENEIS QUE SER POLÍTICAMENTE CORRECTOS. 

  Aducen, como es natural con un leguaje más políticamente correcto, QUE HAY MOROS QUE NO PONEN BOMBAS, y como hay moros que no ponen bombas, NO HAY QUE SER ISLAMÓFOBOS (en particular) ni POLÍTICAMENTE INCORRECTOS (en general); porque hay moros que no ponen bombas, y, más importante, porque lo dicen ellos.

La realidad del Califato o Estado Islámico, y la corrección política imperante en Occidente,

  hacen fácil predecir que el incremento de estos atentados en países civilizados será geométrico y exponencial.

-El reconocimiento de Palestina como estado por parte del Parlamento Europeo y de otros estados de la “Unión” Europea, y la desclasificación de Hamás como grupo terrorista han precedido, con margen de escasos días, a este penúltimo de muchos atentados pasados y muchos más venideros.

-La presunta falta de liderazgo político, pero sobre todo militar, en el mundo Occidental o Civilizado, añade gasolina al incendio islámico. Y digo “presunta” falta de liderazgo, porque no se sabe muy bien en que bando está el presunto Comandante en Jefe (Obama) del Mundo Libre; si clandestinamente estuviera del lado del enemigo, mejor no lo podría hacer.

-La debilidad en la que el Califato ha incurrido, territorio propio con fronteras y frentes definidos, con la vulnerabilidad que esto significa para un grupo terrorista típico, es un error o presunto error que Occidente no ha sabido aprovechar; una vez más “presunto” condicionado al bando en que de verdad están nuestros(?) líderes.

-Si entendemos como fobia un temor o aversión poco racional y/o infundado a algunas personas, animales, o cosas, el uso de la partícula fobia no está justificada en el caso de la palabra islamofobia. El temor o aversión a asesinatos y atentados están justificados siempre, por lo tanto nunca se trata de una fobia…corrolario: la islamofobia no existe. Ni en España, como bien dice Mariano Rajoy, ni tampoco en ningún otro sitio.

-LA CLAVE DE QUE LA ISLAMOFOBIA NO EXISTE ESTÁ EN DOS PALABRAS: TODAVÍA Y AÚN.

Hay islamistas que AÚN no han atentado

-Hay islamistas que TODAVÍA no han matado

-SER ALGO QUE NO EXISTE ES METAFÍSICAMENTE IMPOSIBLE.

-AVERSIÓN AL TERRORISMO NO ES ISLAMOFOBIA, AUNQUE EL TERRORISTA SEA MORO.