Tags

 Evo Morales, el bolivariano legalizador del trabajo infantil, admirador de Fidel Castro,  sin embargo no admira tanto la Cumbre Iberoamericana; fundada por los Reyes de España, de Europa, para sus propios intereses” fueron sus palabras.

El Rey y el Presidente Rajoy, con muy buen criterio, optaron por no tomárselo personalmente, y recordaron en sus discursos que la Cumbre era sobre todo una realidad multicultural, “una cultura de culturas”; está reafirmación de lo obvio, real, y hermoso, no hace más que confirmar el hecho de que son más los valores humanos que todos tenemos en común, y aceptamos, que las divergencias puntuales que, por motivos casi siempre artificiales (políticos), puedan tender a separarnos. Y hay una mayoría de personas en esa América, y en este lado de Europa, que así lo entendemos; estamos hablando de una moral común, también compartida, más ampliamente, por el resto de la única civilización que hay en el Planeta.

Los premios Nobel 2014 se han concedido a dos personas opuestas a la labor y explotación de niños;  la Cumbre Iberoamericana no sólo no es ajena a la Civilización, sino que es una valiosa contribuyente a los valores morales y culturales de la misma; y eso explica las reservas que Evo Morales y otros, en ambas orillas del Atlántico, tengan a la Cumbre.

Cuestión de poco civilizados ver video de Evo (in)Morales jugando al futbol.  

¡Qué diferencia la del “caballero” con Rubén Darío “Ínclitas razas, Ubérrimas/sangre de España fecunda…”, o con el mismísimo Simón Bolívar

hombre culto, civilizado y viajado, brillante militar y escritor que nunca cuestionó la propiedad privada, ni abogó por salvajadas como la del trabajo infantil. Y esto por mencionar sólo dos ejemplos, “igualitos” a Evo Morales.

(para Carolina Rodríguez-Cariño #RED enunamaleta.bloqspot.com.es)