Tags

“Santa Rita, Santa Rita, lo que se da, no se quita” dicen sabiamente los niños; pero “lo que se da si que se quita, y donde dije diego digo dije o dije digo” dicen estupidamente los adultos(?) en estos tiempos confusos de maldición, corrupción y podredumbre. 

[161+El+Bosco-Jardin+de+las+Delicias-Infierno+Detalle.jpg]

Las condecoraciones formaban parte de un grupo de ceremonias que antaño se conocían con la expresión de “El Emotivo Acto”; ceremonias que agrupaban actos como inauguraciones, botaduras, primeras piedras, y…condecoraciones. Hoy día, como no se inauguran pantanos, casi no se hacen infraestructuras útiles, y Joaquín Almunia de la “Unión” Europea no quiere que hagamos barcos, sólo nos quedan las condecoraciones con sus medallas como único emotivo acto; y sin el NODO, encima.

 

La Pantoja con el Chaves (2002) y sin el NODO tras recibir la Medalla de Andalucía; importante condecoración de esa autonotaifa, otorgada por los mismísimos inventores de la misma: La Junta de Andalucía; “Santa Rita Santa Rita, lo que se da no se quita”(2002), …”lo que don Vito te ha dado, ahora voy YO y te lo quito”(2014). 

Motivo del “desotorgamiento”, su condena en firme y el consiguiente rechazo social (=votos) por su participación en las “tostadas” urbanísticas cometidas por el Ayuntamiento de Marbella con la aquiescencia y visto bueno de la misma Junta de Andalucía que cuelga y descuelga estas medallitas.

Lo que todavía no han dicho es si habrá otra ceremonia u otro emotivo acto para la devolución de la medalla, y de ser así donde tendría lugar tan solemne evento; ¿en la Marbella-bis, Alhaurín de la Torre?…esta localización tendría la ventaja de garantizar abundante asistencia al emotivo acto.

Y, una vez recuperada la medalla, y ya en poder de su justo propietario, la  también Judicializada Junta de Andalucía, ¿Cuál será su destino final?.

Porque lo que se obtendría de los coleccionistas subastándola  , daría para muchas subvenciones para los cursillos que los camaradas sindicalistas dicen impartir a los parados.

Porque para echarla al pozo en una juerga flamenca siempre se está a tiempo: “Madrid” (España) siempre termina subvencionando todo.