Tags

fantasmales de Bruselas, que tan ufanos nos obligan a adelantar una hora nuestros relojes cada primavera, para devolvérnosla a regañadientes en otoño, cuando se hace evidente que estos relojeros de Bruselas son en realidad unos burócratas que no pueden con el SOL.   Famosos relojeros de verdad, suizos los más conocidos, conocen este fenómeno solar y no se meten en estos berenjenales astronómicos, que bien mirado pertenecen más al terreno de la astrología que al de la astronomía. Halloween, esta versión anglosajona de nuestro día de Todos los Santos, protagoniza muchas película de terror de Hollywood, cuyos guionistas a menudo recurren a leyendas urbanas para elaborar con ellas sus guiones. Y la “Unión” Europea tiene abundantes fantasmas, como por ejemplo… …los burócratas instalados en Bruselas que justifican el adelanto de una hora en verano, con el que nos quitan una hora de nuestras vidas, con  la leyenda urbana del ahorro energético que “ellos” atribuyen a la medida; medida que nos aplican sin interrupción en Europa desde 1973, a raíz del estraperlo petrolero que hizo la OPEP, en su mayoría moros que ya entonces “apuntaban maneras”, a Occidente; esta práctica del cambio horario de 1973 se convirtió en costumbre a partir de entonces, y, por si fuera poco, en el 2001 pasó a ser norma de obligado cumplimiento para los estados miembros de la “Unión” Europea. Y en el supuesto ahorro energético es en donde está la leyenda urbana que se han inventado estas dos o tres generaciones (desde 1973) de  fantasmagóricos burócratas de la “Unión” Europea. 

Defino: “una leyenda urbana es un suceso o supuesta verdad de la que todo el mundo ha oído hablar, y muchos dan por cierta, pero que ninguno, ni nadie conocido, ha visto personalmente”.

Y el ahorro energético del que hablamos entra perfectamente en la categoría de leyenda urbana, porque…¿alguien ha visto este ahorro en su factura de la luz?; ¿tienen algún conocido que afirme haber visto personalmente tal ahorro en su factura?…

…pues ya lo tienen: otra leyenda urbana…menos mal que el SOL les ha obligado a devolver la hora que nos quitaron de nuestras vidas la pasada primavera; como cada año y siempre escudados en esta leyenda urbana; ya cansan.

Pero mejor que no inventen cosas nuevas, como el cruento golpe de estado y guerra civil todavía en curso de Ucrania; tampoco olvidar que el IVA en su día también fue una nueva parida que penaliza el talento, la inventiva, y el esfuerzo…bien mirado mejor que le den al relojito a que se inventen cosas nuevas.