Tags

,

…y el Lunes de la semana siguiente (hoy) macro redada en Ayuntamientos y Autonotaifas; ¿casualidad?, ¿estamos ante un caso de “arrancada de caballo y parada de burro”?. 

Porque es aún pronto para conocer más detalles, es una actuación diferente a las que las instancias judiciales nos tienen últimamente acostumbrados para casos de corrupción política; y quizá lo de “política” sea una redundancia, al menos en esta democracia.

 

El procedimiento normal en los casos de corrupción consistía en que durante una investigación sobre un caso puntual de corrupción, se encontraran mas pistas y ramificaciones que derivaban en el hallazgo de más y más graves de casos y de mayor número de gente implicada.

Lo acontecido (y lo que queda por venir) hoy se parece mas bien a una redada contra el narcotráfico o contra el terrorismo. Hay 51 órdenes de detención contra políticos, ex políticos, alcaldes y empresarios de la construcción por supuesto intercambio de favores políticos y dinero; y para esto es imprescindible el tráfico de influencias. A menudo no hace falta el pago directo de dinero para cada uno de estos favores; los favores se intercambian directamente; “me debes una, acuérdate de mí para cuando recalifiquéis en TU Ayuntamiento”…y así ad nauseam.

Y por lo anterior la figura del conseguidor adquiere mucha importancia: nadie aborda a un concejal o a un consejero de autonotaifa directamente con el sobre con la pasta; hace falte que se conozcan y que se “tantee el terreno”. Que por cierto es lo que hacía el Niño Nicolás, como tantos otros no detenidos, sólo que no tan jóvenes ni tan fotografiados.

El sentir general es de que todo esto terminará en agua de borrajas o como el rosario de la aurora

  Apuestas van en el sentido de que esto perderá fuelle en una semana o dos; la corrupción no es novedad, y a arrancada de caballo, llegada de de burro.