Por casualidad y con profundo dolor este bloquero se ha enterado de que Chaya Zissel Braun, una niña, bebé de tres meses, que fue asesinada por el conductor terrorista Abdelrahman al Shaludi , vecino de Silwan, barrio palestino de Jerusalén, al embestir con su vehículo a unos peatones que esperaban en la estación de tren de Ammunition Hill, Jerusalén.

“El incremento de la provocación en las calles árabes y en las calles de Jerusalén, que desafortunadamente recibe el apoyo de los líderes del mundo árabe, tiene el efecto de desestabilizar el delicado equilibrio de la vida en Jerusalén, y de arrastrarnos a una vorágine de dolor y destrucción”, ha dicho el Presidente Reuven Rivlin, entre otras declaraciones de más líderes y personalidades del pais, Benjamín Netanyahu incluido.

Y este hecho tan lamentable, pónganse si no en el lugar de los padres de la niña, es en España, además de lamentable, vergonzante y lastimoso, debido al nulo o casi nulo tratamiento que los medios de comunicación se han dignado ha conceder a tan triste suceso. 

Otra vez estamos ante un ejemplo de la prevalencia de la corrección política progresista sobre cualquier otra consideración humana o de simple sensibilidad y sentido común.

Porque lo políticamente correcto es reírle las gracias al terrorismo islámico. Hay que eludir  mencionar y dar a conocer a la opinión pública las fechorías del moro; y de no ser posible se debe procurar minimizarlas, “pasando de puntillas” al informar(sic) sobre estas “hazañas”.

Comportarnos como seres humanos es secundario.

Descanse el paz la niña (bebé de tres meses) Chaya Zissel Braun: el islamismo y la progresía no han querido que vivas.

(fuentes, The Jerusalem Post, The Times o Israel, y Google)