Tags

…enseñantes y adoctrinantes dinosaurios que también forman parte de ese siniestro “Estado Bis” controlado por la progresía, sus eslóganes y sus alcantarillas.

Recordar que el papel del sindicato en el estado debe limitarse al de representante de los trabajadores (asalariados) frente (y no necesariamente contra) la patronal, contratante de estos asalariados. El derecho a la huelga (convocada o no por el sindicato) es una herramienta más del trabajador para “hacer valer su derechos laborales“. Todo lo demás es extralimitación de funciones, que es muy parecido a prevaricación. Y si el sindicato, como tal, se mete en política, prevarica.

Por ello, en países con más tradición democrática (y socialista, ¡ea!) que el nuestro, las huelgas generales están prohibidas. Alemania, sin ir más lejos.

En España, en cambio, se han hecho muchas huelgas generales para desgastar o hacer caer gobiernos, e incluso en 2010 convocaron una a favor del gobierno (¡lo nunca visto!) que había ese año, “casualmente” socialista y presidido nada menos que por Zapatrenes.

Pero, dado el escaso éxito de la huelgas generales, y ante la tolerancia timorata del gobierno(?), para los fines políticos de los partidos a los que sirven, ya ni se molestan en convocar una huelga como pretexto para sus algaradas y desmanes; se convoca directamente la “fiesta”, con observadores internacionales si hace falta; por ejemplo la OSCE.Como ejemplo los festejos que organizaron, con total impunidad, el 22 de Marzo en Madrid,

con el lamentable saldo de policías heridos, aparte de los destrozos por vandalismo. La OSCE, tan políticamente correcta, procedió a pedir explicaciones a…la policía.

Y estas acciones vandálicas han ido acompañadas por una escalada cualitativa de las actividades extra laborales del sindicalismo de clase “español”. Escalada más sutil que la del vandalismo callejero de estos esbirros de los partidos políticos de izquierdas, pero igual de nefasto.

La escalada consiste en la influencia que tienen o que aspiran a tener estos sindicatos de clase secuaces de los partidos políticos en medios de comunicación y escuelas. Influencia que tiene fines políticos y no laborales, mediante la propaganda y el adoctrinamiento en ambos casos. A corto plazo, en el caso de los medios de comunicación, y a más largo plazo en el caso de las escuelas.

E insisto en que esta penetración de la influencia sindical en escuelas y medios de comunicación no tiene fines laborales, o de mejoras socioeconómicas para los trabajadores y asalariados de estos sectores; por tanto es una extralimitación de funciones y facultades.

Sobre la influencia sindical ilegítima y ejercida arbitraria e impunemente doy un ejemplo en mi post del 18 de Septiembre en este mismo bloq

https://bucker125.wordpress.com/2014/09/18/ultima-hora-jimmy-hoffa-esta-en-rtvelatest-news-jimmy-hoffa-in-rtve/

Trata de cómo a su antojo  pueden vetar a alguien como el economista D. Juan Ramón Rallo, por ejemplo, para que no aparezca, y así no pueda opinar, en RTVE.

Pero a largo plazo la influencia sindical en la enseñanza es aún más nefasta desde un punto de vista sobre todo moral y educativo. Pese a que España está oficialmente liberada de la estúpida asignatura de la EpC (“Educación” para la Ciudadanía), en Febrero de este año las federaciones estales de enseñanza de estos sindicatos de clase han firmado una especie de convenio con la FELGTB para erradicar la “LGTBfobia” en las escuelas. La firma por parte de la FELGTB, (Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales, y Bisexuales) o, si quieren, hasta de la ADQ (Alegres Drag Quens) no es el problema;

pero el que un convenio de esta índole se firme con otro que no sea el Ministerio de Educación del Estado Español, o las consellerías equivalentes autonotáificas, es ilegítimo e ilegal. La educación en las aulas corresponde al Estado Central y/o las Autonotaifas, nunca a los sindicatos. Esta firma constituye  una verdadera usurpación de funciones por parte de los sindicatos, que no de los otros firmantes; no se nos cabreen y nos peguen con el bolso.

Y fuera de las aulas, este tipo de educación corresponde a los padres y/o tutores legales del menor; tampoco a los sindicatos; y en este caso aún menos.

Así que aquí otra vez se extralimitan los sindicatos, y no es lo último; lo último, mejor dicho lo penúltimo, ha sido inmiscuirse en la política de enseñanza del Govern Balear, posicionándose en favor de la enseñanza sólo en catalán y en contra de la enseñanza en tres idiomas que decreta el Govern; el llamado plan TIL. Estos tres idiomas son el Castellano, idioma oficial español, tal y como recoge la Constitución, el Inglés, el idioma más hablado del Mundo y de uso más común en la “Unión” Europea, y el Catalán, por motivos que se me escapan y no me incumben; aquí en Baleares se habla el Mallorquín, el Menorquín, o el Ibicenco.

Cabe recordarles a estos sindicatos de clase que el pancatalanismo es una posición política y no laboral.

Pero claro, alguno alegará que comparado con el affaire de los ERE y las subvenciones para los cursillos de los parados, estas extralimitaciones sindicales son pecata minuta. Mayormente unas meadas fuera tiesto de unos palomos cojos; cosa más propia de inofensivas Drag Queens.

Pero no seamos malos. Ni “cosasrarasfóbicos”. No es políticamente correcto ni probablemente democrático o legal.