Por parte de los medios controlados por la progresía occidental hace que este grupo y sus hazañas sean sólo marginalmente conocidos en Occidente; dicha ocultación se lleva a cabo en lo que les es posible; en la era de las comunicaciones y las redes sociales este pretendido silenciamiento de los hechos, por demás casi cotidianos, es imposible; la política de estos medios consiste en minimizar la difusión del conocimiento de  estos crímenes entre la opinión pública. Eso sí está a su alcance.Todo lo cual hace que la información sobre las actividades de este grupo terrorista, con base en Nigeria, sea mas bien escasa. De hecho el crimen que más les dio a conocer fue el secuestro de cientos de niñas escolares cristianas, a las que se les obligó a “convertirse” al Islam. Esto conmovió incluso a sectores (sobre todo feministas) de la progresía.

Esta escasa difusión de las barbaridades perpetradas por Islamistas en general, y las de este grupo nigeriano de terroristas en particular, hace que el retraso de noticias como la que aquí se comentan sean habituales.   

El Domingo 29 Junio de 2014, último de ese mes, Boku Haram, asesinó a 100 cristianos en cinco ataques a iglesias cirstianas durante la celebración de los servicios domnicales.

(Fuentes, el Daily Post Online de Nigeria, cuyo acceso fue a su vez facilitado por el excelente bloq de Barracuda Brigade Pray for America)

Boko Haram es un grupo fuertemente armado con material moderno y caro que actúa impunemente contra grupos cristianos económicamente humildes y totalmente desarmados; sus víctimas preferidas, mujeres y niño; ello hace que actúen la mayor parte del tiempo a sus anchas y con completa impunidad. Rehúyen, casi siempre con éxito, el combate con otras fuerza armadas de Nigeria o cualquier otro lugar.

 Guardemos un recuerdo a estas penúltimas (de hace ya un mes) víctimas del Islam. Estas en Nigeria. Esta vez.

Porque es más que probable que hoy, también Domingo, estén en estos momentos actuando. Ciertamente el estado de Nigeria no les para; los Estados Unidos de Obama y Occidente mucho menos.