Antes incluso de meterse en el avión, se veía venir. Este bloq quiere ser generalista, así que de aviones se va a hablar poco, pero el accidente del 2012 en Idaho grabado en este video es todo un clásico, y da la casualidad de que vi en 1951 o 1952 un incidente muy parecido a este debido casi a las mismas causas. Este de 1951 o 1951 tuvo lugar en Filipinas y fue el primer accidente-incidente de vuelo que vi.

La voz en off en el video explica muy bien (en inglés) las causas del accidente, así que mis comentarios serán poco más que la traducción de lo que nos dice el comentarista americano.

Avión: Stinson modelo 108-3, monomotor monoplano de ala  alta y 165 Cv de potencia y cuatriplaza, ocupado ese día por cuatro adultos, equipaje, y a tope de combustible.

Campo: pista de tierra y yerba, de 5.000 pies de longitud (unos 1.7OO metros) y situado a una altura de 6.370 pies (unos 2.100 metros) sobre el nivel del mar y rodeado de elevaciones lejanas (4-5 km estimados) de unos 8.000 -9.000 pies de altitud (2.700-3000 metros).

Maniobra: despegue

http://t.co/WtQ5m1Zv6H

Descripción, discusión, y análisis: a menor densidad (presión) atmosférica menor sustentación en las alas, menor tracción en la hélice, y menor potencia en el motor; las presiones en un lugar determinado dependen de si hay una situación ciclónica (bajas presiones) o anticiclónica (altas presiones). A mayor temperatura menor presión, el día del accidente fue un 4 de Agosto sin viento, por tanto caluroso y sin la velocidad adicional aerodinámica que procura un viento contrario ayudando al despegue. El avión iba cargado a tope, las cuatro plazas ocupadas por tres pasajero adultos más el piloto, equipaje “ligero” y llenos de gasolina los depósitos. La superficie de la pista, tierra y hierba, añadía un poco más de resistencia al avance que una de hormigón o asfalto. Estas circunstancias hicieron que el avión recorriera mucha pista (casi “tragándosela”) antes de irse a duras penas al aire, y, una vez en el aire, no pudo remontar la suave pendiente del terreno boscoso que sobrevolaba, con lo que acabó estrellándose contra un árbol. La escasa velocidad, cercana a la de pérdida, le impedían hacer virajes de inclinación normal (y mucho menos virajes fuertes) para buscar terrenos más favorables, esquivar obstáculos, o volver al aeródromo.

Los cuatro ocupantes salieron del accidente por su propio pie, el más grave el piloto con la mandíbula rota. Las ramas del árbol probablemente amortiguaron el golpe.

Circunstancias atmosféricas relevantes en el día del accidente: humedad relativa (no especifican),  buena visibilidad, pocas nubes y sin viento o muy poco viento, pero con una presión atmosférica baja debido al calor, equivalente a la que habría a una altura de 9.167 piés (más de 3.000 metros) en vez de la normal que tendría que haber en ese campo de 6.370 pies de altura. El avión necesitaba mas velocidad y potencia para volar, y el caso es que de hecho disponía de menor potencia y necesitaba más recorrido para conseguir esta velocidad. La proverbial pescadilla que se muerde la cola.

Accidente que se hubiera podido prevenir, ese día y a esa hora, no despegando. O dejando a uno o dos pasajeros en tierra, con sus equipajes; sin los 70-140 kilos de ellos ni los 10-20 kilos de sus equipajes más ligero hubiera ido el avión. Además, la larga carrera de despegue  y el comportamiento “flácido” del avión indicaban claramente que se hubiera tenido que abortar la  maniobra, bastante tiempo y terreno tuvo el piloto para hacerlo. Tuvieron tiempo hasta casi poco antes de irse al aire para desistir. En un campo que no dispone de torre con su barómetro, el propio altímetro del avión puede dar pistas de como está la presión atmosférica en el campo incluso antes de ponerlo en marcha y empezar a moverse.

El incidente que vi en 1952 o 1952 ocurrió con un avión de fumigación Piper Cub, mas pequeño que el Stinson, intentando despegar de un campo mucho mas corto (algo menos de 1.000 metros), con hierba y suelo muy húmedos, mucho calor y nada de viento. Justo final del campo, que no tenía pista y estaba pensado para golf, había unos árboles muy altos. El avión iba cargado de gasolina y líquido de fumigación y ocupado por el piloto, un americano grande, y el administrador de la hacienda que querían fumigar, que también estaba gordo. La potencia del motor para ese modelo de Piper Cup en aquellos años era de unos 100 Cv. Tampoco consigueron despegar, salieron sólo con magulladuras ellos y  con un ala rota el avión, que arreglaron en menos de 15 días; al final se pudo fumigar.