Esta horterada occidental y decadente se da en canales privados de televisión de casi todos los países de “nuestro” entorno.

Dicen que a los latinos, concretamente a los hispanos, se nos da lo imaginativo mejor que a nadie. Pero de los diferentes concursos de Gran Hermano, que son una especie de franquicia hortera, el que se lleva la palma en inmoralidad y mal gusto es el bodrio emitido en el Reino Unido.

Especialmente memorable y polémica fue la edición del 2006 por su concursante Peter Bennett, que padece del síndrome de Tourette. Ese Gran Hermano británico fue especialmente denigrante para con este concursante, los otros concursantes, los pacientes de Tourette, y la humanidad en general; se entiende que este es el propósito final de este “reality”, la denigración del individuo mediante la falta de intimidad, privación de libertad e iniciativa, junto con el encierro físico y la convivencia forzada de los participantes en la Casa del Gran Hermano. La Casa-Cárcel del Gran Hermano, junto a todas sus cámara y micrófonos, es como una pecera que miran todos los morbosos y pervertidos del país en el que se emite la horterada.

 

Por este motivo, la idea de seleccionar a un concursante con síndrome de Tourette  para dar más satisfacción a la sádica y morbosa audiencia (y a los realizadores y/o presentadores del concurso), la edición del 2006 era muy difícil de superar……hasta ahora. Y también el Reino Unido parece que se va llevar otra vez la palma, en este año 2014, con un nuevo despropósito encarnado esta vez en una concursante seleccionada para el Gran Hermano llamada Josie Cunningham,

 

protagonista de un escándalo anterior porque el capricho de unos implantes mamarios se los pagó la seguridad social de Gran Bretaña con el dinero del contribuyente y un par; lo cual es ya de por sí malo, pero es que la “criatura” está embarazada de 18 semanas….y quiere abortar para estar más “presentable” y agradable para la audiencia…..y para la organización de la horterada.

Lo de Peter Bennett los organizadores de la horterada del “reality” lo intentaron justificar alegando el “interés social” en divulgar y dar a conocer al público el síndrome de Tourette; ¿existe la morbosidad didáctica?….al parecer, según dicen esos cínicos, sí.

En España la presentadora oficial permanente, y muy políticamente correcta, de Gran Hermano, también justificó en términos parecidos las torturas psicológicas del concurso hortera: de “experimento sociológico” tildó para ello  a toda esa fantochada. Aunque en otra ocasión se le escapó (cosas del subconsciente) que todo el show era una encerrona; vivir para ver.

Pero, volviendo al Reino Unido, ¿intentarán también justificar este aborto con motivos de “interés social”?…..difícil de colar. O a lo mejor no. Ellos conocen a su audiencia tan bien como a si mismos, son tal para cual.

Una solución muy del gusto de los organizadores y la audiencia de la horterada del Gran Hermano sería hacer que el aborto tuviera lugar durante el concurso y en la casa de la encerrona. Así sí que darían el toque. Total, por criminales, todos al Támesis.

La moraleja de todo esto podría ser que “Telecirco sólo puede quedar segundo en un concurso de horteradas tras Channel 5; pierden el primer puesto de las horteradas…..por horteras.

Y esto ocurre en el “mundo civilizado”.

“Lo más patético de un ser abyecto es ser hipócrita y encima carecer de modales”.

(De mi personaje Joao Camoens do Amonal, célebre poeta y terrorista (a ratos) portugués. )