El coche oficial de Obama, para consternación envidiosa de nuestro cargos electos locales.